El nombre de la empresa Wayra es probable que no te sea familiar pero se trata de la aceleradora de startups de Telefónica que ayuda a proyectos emprendedores a crecer ofreciendo una financiación de hasta 50.000 dólares; un espacio de trabajo en la academia de España, acceso a una red global de partners, mentores y expertos junto con la oportunidad de trabajar con los negocios de Telefónica en el mundo, según señala la propia compañía en su página web.

Un proyecto que vio la luz en 2011 y que parece no tener mucho éxito vistos los resultados presentados. Si bien este año ha reducido sus pérdidas desde los 10,9 millones hasta los 4,8 millones de euros desde su nacimiento acumula unas pérdidas de casi 45 millones de euros (44,71), según datos recogidos por Infoempresa. Una gracia que parece estar saliéndole cara a una Telefónica que no logra poner en valor su aceleradora de startups.

Una iniciativa ideada personalmente por el hoy presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, que por aquel entonces presidía Telefónica Latinoamérica. Un proyecto sorprendente en sus orígenes que pretendía dar un toque de modernidad a la ‘teleco’ española y acercarse a mundos entonces “casi desconocidos” como eran las startups o el emprendimiento con el objetivo de ayudarlas a ganar tamaño en el mercado. Esos tiempos en los que eso de ser emprendedor molaba, y comenzaban a surgir los famosos gurús, que luego acabaron convirtiéndose en gurupollas.

Quizá también por eso Gonzalo Martín Villa, el que fuera CEO de Wayra en sus orígenes, abandonó la aceleradora y pasó a ser director de estrategia e innovación, aunque ahora ocupa el puesto de Chief Innovation Officer.

Un proyecto empresarial (de poco éxito) que está integrado en Open Future (filial de Telefónica Digital Holdings) que es el entorno de innovación abierta de Telefónica que aglutina los proyectos de inversión del grupo y que busca facilitar las alianzas con otros socios externos tanto públicos como privados y que cuenta con participación en 729 startups españolas.

Los directivos

Está presidida por Luis Solana, ex presidente de Telefónica, y hermano del político Javier Solana. Un dirigente que cuenta con casi 82 años y que parece un perfil poco idóneo para el puesto en una iniciativa innovadora y que buscaba un lavado de imagen hacia una empresa mucho más moderna por aquel entonces. Además, se produce en un escenario en el que la ‘teleco’ española está tratando de rejuvenecer sus plantillas con prejubilaciones para mayores de 53 años. Algo que choca con que el presidente de innovación sea una persona cercana a los 82 años, pero eso sí, cuenta con una buena remuneración en su cargo ya que ingresa mediante contrato mercantil una cifra superior a los 120.000 euros más IVA cada año.

No sólo eso. Resulta llamativo que no haya hecho más cambios Pallete en Wayra, sobre todo si se tiene en cuenta que en la entrevista concedida a El País hace unos días titulada “Telefónica está para ayudar, para invertir y no para otras cosas” todos dimos por hecho que el “otras cosas” era huir de los politiqueos y similares. ¿Un ex presidente de Telefónica y hermano de ministro no es politiqueo? ¡Los hechos se demuestran andando!

Telefónica está para ayudar, para invertir y no para otras cosas

Además, esta semana se ha publicado en el BORME que Telefónica prosigue con su simplificación de la estructura corporativa. La ‘teleco’ ha decidido fusionar sus dos filiales con las que gestionaba todo su negocio digital por lo que ha unido Telefónica Digital España (aloja la mayoría de ‘startups’ compradas en los últimos años) con Telefónica Digital Holding, donde se incluye la plataforma Open Future. Eso sí, de renovar al presidente nada de nada.

Telefónica Wayra Open Future

Telefónica: ¿Ha llegado la hora de cerrar Wayra?

Cuando tenía 18 años dirigía por las tardes las relaciones públicas discoteca Joy Eslava (¡todos tenemos un pasado!). Eran los primeros años de la...

En Open Future no sólo se encuentra Wayra, también otras iniciativas como dos fondos de inversión que financian startups de base tecnológica y alto valor añadido como son Telefónica Ventures (fondo corporativo de riesgo 100% de Telefónica), Amerigo (red de fondos de capital riesgo con co-inversores públicos y privados); Think Big que es un programa dirigido a jóvenes de entre 15 y 25 años que tengan un proyecto propio y que les permite convertir su idea de cambio positivo en la comunidad a un proyecto de éxito; Talentum que sería un programa para favorecer el talento a través de becas de estudios; y Crowd que pretende impulsar la creación de ecosistemas de emprendimiento.

En el caso de Wayra, que cuenta con participación en 75 startups, presenta un gran número de empresas cuya fase de inversión se encuentra en estado ‘zombie’ o ‘dead’ que es como se conoce a los proyectos emprendedores que no funcionan correctamente y no terminan de fracasar por lo que se convierten en empresas “zombie”. Es decir, el emprendedor mantiene viva la startup pero para ellos está muerta. Unas startups que parecen abundar en Wayra ya que se encuentran en este estado: Aditium, Impok, Sezion, Hiveplay, Invoost, Panamnav, Vuqio, Cuaqea, Excelera, Winding, Fruitbull, Mencanta, Graffter, Juntines, Origo, Concept Inbox, Taller de Innovación y Touch of Classic.

Un gran número de startups participadas por wayra son empresas ‘zombi’

Es decir, un total de 18 de las 75 startups son empresas ‘zombi’ lo que evidencia el poco éxito de la aceleradora puesto que la misión principal, la de impulsar el crecimiento de los distintos proyectos, no se está cumpliendo aunque, en parte, es normal puesto que los proyectos de éxito suelen ser reducidos. Aun así, que haya 18 proyectos ‘zombi’ no quiere decir que el resto den síntomas de fortaleza puesto que en cinco se desconoce la fase de inversión en la que se encuentran. Además, el grueso de las startups ha recibido pequeñas inversiones ya que la fase ‘Angel’ (inversiones menores al millón) engloba a 20 compañías mientras que otras 26 se encontrarían en una fase ‘Seed’ en la que Wayra ha invertido entre uno y tres millones. Por tanto, las seis restantes contarían tres de ellas con una inversión de entre tres y cinco millones (fase Early) mientras que las startups Greennomit, Rushmore y Marfeel habrían contado con una inversión de entre 5 y 10 millones, no presentando ninguna compañía mayor inversión que les situaría en una fase Mature.

Por tanto, Wayra se encuentra financiando startups que no han alcanzado una gran relevancia como lo han hecho otras iniciativas del programa Open Future. Por ejemplo Amerigo cuenta con inversiones en fase Mature (superiores a los diez millones) en proyectos tan conocidos como el portal online de venta de productos de segunda mano Wallapop o Ticketbits que se encarga de la reventa de tickets para eventos.

Recientemente se ha conocido que la aceleradora de startups de Telefónica busca propuestas innovadoras relacionadas con la ‘ciberseguridad’. Los proyectos seleccionados recibirán apoyo y asesoramiento y podrán formar parte del ecosistema de las academias de Wayra en Madrid y Barcelona. Algo que tendría su lógica visto los últimos ciberataques de ransomware y así tratar de paliar sucesos como los vividos y en los que Chema Alonso, jefe de datos (CDO) de Telefónica y ex hacker no ha podido hacer nada para evitarlos. ¿Estarán buscando a alguien que les eche una mano?

Esperemos que Pallete tenga más éxito con la cuarta plataforma, porque -parafraseando a la película Esta casa es una ruina, en este caso parece que Esta Wayra es una ruina. 

Comentarios