En España consumimos grandes cantidades de jamón ibérico. Es un alimento rico en proteínas y otros niveles nutritivos. El jamón está rico como sea, pero lo ideal es comerlo de origen ibérico. Este sale de los cerdos que se crían en las dehesas de nuestro país libremente. Suelen ser negros y tienen unas carnes bien prietas que sacan los mejores jamones sin lugar a dudas.

El jamón ibérico tiene muchos secretos. Hay que saber cortarlo, guardarlo, envasarlo, etc. Te enseñamos todos los errores que se puede cometer con este alimento para consumirlo. ¡No te lo pierdas!

No saber diferenciar una pata blanca con una negra

jamón

El jamón blanco puede ser un jamón serrano. Normalmente este es un jamón de jabugo, por poner un ejemplo.

El jamón ibérico a simple vista parece igual que el blanco, pero no es así. La diferencia puede ser sútil, pero la tiene. El sabor, para los expertos, tiene diferencia. Además, el jamón ibérico tiene menos grasa que el blanco.

La pezuña de ambos son diferentes. En el blanco es blanca y en el negro es negra. Tienes que tener cuidado, pues, hay vendedores que son capaces de pintar las pezuñas para cobrar de más. Todo esto es porque el jamón es un alimento muy codiciado.

Comentarios de Facebook