eroski

Cuando parecía que Eroski veía la luz al final de túnel, los bancos se han interpuesto en su camino y se lo han puesto más complicado. La banca española rechazó alargar el vencimiento de 2.300 millones de euros de deuda que la compañía vasca tiene que pagar en 2019. Momento en que entran en juego dos cuestiones: la aprobación de las cuentas de 2017 y la continuación del modelo cooperativista. ¿Qué vía de escape tomará el grupo vasco?

El pasado año consiguió amortizar 500 millones de deuda, y pretendía reducirla a 1.600 millones en 2019. En 2010, la deuda a corto y largo plazo de Eroski ascendió a 3.799 millones de euros. La cifra más alta de los últimos años. A partir de entonces el grupo comenzó a realizar desinversiones hasta llegar a los casi 2.500 millones deuda actual, según datos de Bloomberg.

Eroski
Gráfico de la deuda del Grupo Eroski entre 2008 y 2017. Bloomberg

Con este panorama, tiene dos posibles salidas. La primera pasa por la renegociación en dos sentidos. Primero con Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell. Eroski pidió a sus acreedores extender cuatro años el primero de los vencimiento de 1.600 millones de deuda que tiene que amortizar en junio 2019, como ya adelantó ‘El Confidencial’. Pero estos no están por labor. De hecho, condicionan la refinanciación a la transformación de la cooperativa (con 8.000 cooperativistas) en una sociedad anónima.

La segunda parte de la negociación tiene que ver con KPMG, la auditora de las cuentas. Un informe que alerte de las dudas o riesgos de la capacidad de pago de la empresa es lo que Eroski quiere evitar a toda costa. Sin embargo, aquí también lo tiene complicado.

MÁS VENTA DE SUPERFICIE

Así que la segunda vía que contempla es la de conseguir liquidez para tratar de mantener el modelo cooperativista. ¿Cómo? Volviendo la vista atrás. Históricamente, la manera de ir reduciendo poco a poco la losa de la deuda ha sido mediante la venta de activos. En 2016, vendió un paquete de hasta 35 hipermercados a Carrefour por un importe máximo de 205 millones de euros. Y en 2014 traspasó los 140 supermercados en toda España a DIA.

La realidad de Mercadona: mujeres cajeras y hombres jefes

La mayoría de los puestos directivos de Mercadona están ocupados por hombres, a pesar de que el 64% de la plantilla son mujeres.

El pasado año, la socimi Lar cerró la compra de 22 supermercados por 48 millones de euros. En diciembre de 2017 también vendieron las 103 tiendas de perfumerías If, con las que se daba por finalizado el proceso de desinversión.

Ahora, se abre de nuevo esta posibilidad para seguir ganando liquidez. Y no le faltan compradores. Consum está abierta a pujar por parte de las tiendas de su antiguo socio vasco. “Si Eroski pusiera tiendas a la venta en zonas que nos interesaran sí que seríamos candidatos”, afirmó el director general de la cooperativa valenciana, Juan Luis Durich.

Eroski terminó 2017 con una cuota de mercado del 5,6% (0,2 puntos porcentuales menos que en 2016) y situándose por detrás de Mercadona, Carrefour y DIA. Esta pérdida de cuota se debió principalmente a la venta de superficie, de la que se beneficio Carrefour.

Otra de sus estrategias es la de bajar los precios para seguir siendo una marca competitiva ante el acoso de Mercadona. Así, recientemente, anunció la bajada del precio a más de 1.000 productos en los supermercados e hipermercados de su red comercial.

ACUERDOS Y DESACUERDOS CON DIA Y NESTLÉ

A la mala situación económica que atraviesa en la actualidad la cooperativa, se suma el fin de los acuerdos estratégicos que esta y DIA tenían suscritos para el ahorro de costes en las negociaciones con las marcas. Este acuerdo se concretaba en una central de compras conjunta, creada para obtener mejores precios en las negociaciones y la creación de una sociedad para negociar con proveedores para los productos de marca blanca.

Por otro lado, no todo son noticias negativas. Nestlé ha llegado este mes a un acuerdo con la central de compras europea Agecore, que incluye a supermercados como Eroski en España. Junto a otras cadenas europeas, durante meses han boicoteado los productos de la multinacional helvética para presionar al grupo para ofrecer unos precios y condiciones de compra más favorables.

“Las negociaciones que hay en Agecore con proveedores se enmarcan dentro de las dinámicas habituales de negociación”, explicaron fuentes de la empresa a MERCA2.

Comentarios