Ericsson

Las alertas están encendidas en Suecia. La compañía de telecomunicaciones Ericsson lleva un par de años sin encontrar el ritmo. Y eso se ha trasladado a muchas de sus filiales, como es el caso español, donde la cifra de negocio se ha resentido.

Pero como las malas noticias no vienen solas, esta misma semana ha surgido un nuevo contratiempo para la multinacional sueca. En concreto, según ha publicado un diario local, Ericsson podría recortar hasta 25.000 puestos de trabajo fuera de Suecia como parte de su programa de ahorro de costes, según informa Reuters.

Ericsson cuenta con 109.127 empleados en todo el mundo, 94.644 de ellos fuera de Suecia. Y ahí es donde puede producirse el grueso de las bajas. No obstante, fuentes cercanas a la compañía han asegurado a Merca2.es que todavía no hay nada confirmado, ni siquiera la cifra total que da el medio sueco.

WhatsApp y Skype le ganan la partida a las llamadas y SMS de las ‘telecos’

WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería instantánea se utilizan más que las llamadas de móviles o los SMS.

Por lo que respecta a la filial española, tampoco se conoce por el momento si le afectará este recorte de plantilla. Algo que se sumaría a los 350 despidos que se incluyeron en un ERE el pasado mes de septiembre.

Ericsson España pierde aire

La suma de sus filiales es lo que provoca que Ercisson a nivel global esté pasando grandes aprietos. Y no es para menos. En 2016 la compañía de origen sueco facturó 608 millones de euros, según las cuentas depositadas en el registro mercantil. Se trata de una caída significativa con respecto a los 736 millones del ejercicio anterior; o incluso los 683M€ que tuvo como cifra de negocio en 2014.

Y lo mismo ha sucedido con el beneficio neto de Ericsson España, que ha caído a los 4,9 millones de euros en 2016, cuando un año antes tuvo un resultado de 6,4 millones. Sin embrago, como dato curioso, y pese a los ajustes de empleo, el año pasado tuvo una media de 2.259 trabajadores, 100 más que el ejercicio anterior.

Las explicaciones de la compañía

Ante el posible despido masivo, que pese a no estar confirmado, nadie niega en la compañía, desde Ericsson han querido explicar su posicionamiento estratégico para tomar esta decisión. Por ello, el primer objetivo para los suecos es “reducir costes e incrementar la eficiencia de sus operaciones”.

Esto lo explican porque “tras conocerse los resultados financieros del segundo trimestre, la compañía ha acelerado su plan estratégico con el objetivo de duplicar el margen operativo después de 2018”. La compañía definió un plan cuyo objetivo es ahorrar costes por un valor de al menos 1.000 millones de euros al año hasta mediados de 2018. La mitad aproximada de dichos costes está relacionada con gastos comunes.

No obstante, Ericsson ha insistido en que no ha comunicado qué unidades o países específicos podrían verse afectados. Es aún muy pronto para hablar sobre medidas específicas, explican. Y añaden en su versión oficial que anunciarán en su momento tanto las decisiones que se tomen como los países a los que afecten.

Comentarios