Endesa

Endesa obtuvo un beneficio neto de 776 millones de euros en el primer semestre del año, lo que representa un incremento del 3% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, impulsada por el negocio liberalizado, y reafirmó sus objetivos para 2019.

El grupo destacó que a estos resultados, además de la buena evolución del mercado liberalizado, contribuyó la estabilidad del mercado regulado y el esfuerzo de contención de costes, que han sido también clave de un periodo en el que, además, Endesa ha incrementado sustancialmente sus inversiones, especialmente para acelerar el desarrollo de los 879 megavatios (MW) de energías renovables que se adjudicó en las subastas de 2017 y que espera que entren en funcionamiento antes de finales de año.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la energética se situó a cierre de junio en los 1.894 millones de euros, con un crecimiento del 5% frente al primer semestre del año pasado, gracias a esa buena evolución del negocio liberalizado, a la estabilidad del negocio regulado y al esfuerzo de contención de los costes fijos.

El gas: amante infiel de la transición energética

La transición energética se ha convertido en prioridad para todos los gobiernos. Como eje vertebrador, las energías renovables; pero hasta que se...

En concreto, el Ebitda del negocio del mercado liberalizado creció un 21%, hasta los 745 millones de euros, mientras que el del negocio regulado, que representa el 60% del total de Endesa, descendió un 3%, hasta los 1.149 millones de euros. Los ingresos de la eléctrica en el periodo de enero a junio alcanzaron los 9.791 millones de euros, lo que supone un ligero descenso (-1%) respecto a los obtenidos en el primer semestre de 2018.

Endesa indicó que estos resultados alcanzados a junio le permiten mostrarse confiada en la consecución de los objetivos comunicados al mercado para este año, con una previsión de un beneficio neto de 1.500 millones de euros y un Ebitda de 3.700 millones de euros.

La compañía señaló que la primera mitad del año ha estado marcada por “una significativa caída” de la demanda de energía eléctrica como consecuencia de las altas temperaturas del periodo y del impacto de la ralentización de la economía sobre el consumo de las grandes empresas.

Además, se registró un incremento del precio de los derechos de CO2 y una menor disponibilidad de la generación hidráulica, lo que ha llevado a un incremento del 3,4% en los precios del mercado mayorista, que han alcanzado los 51,8 euros/MWh.

LAS RENOVABLES TIRAN DE ENDESA

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, valoró que “los dos principales motores” de las inversiones del grupo, que ascendieron a 956 millones de euros en el periodo (+73%) son las energías renovables y la digitalización.

Un papel clave lo desempeña también una sólida cartera de nuevos proyectos de energías renovables que pueden alcanzar los 9.000 MW. Esta estrategia refuerza los excelentes resultados obtenidos, de cara a un escenario de mercado complejo y retador, y nos sitúa en una posición ventajosa para liderar la transición energética en España”.