María Teresa y Terelu Campos se convirtieron a finales de los noventa en un rodillo que rompía audímetros. La matriarca arrasaba en las mañanas de Telecinco y su hija lideraba en las tardes de Telemadrid. Pero el pasado siempre vuelve y el clan se ha visto afectado por diversos testimonios que ponen en duda el respeto de ambas hacia sus trabajadores.

Las acusaciones hacia María Teresa le llegan en su peor momento, ya que arrastra más de un año sin proyectos, pese a que esta temporada se ha rumoreado que iba a presentar un espacio musical, un formato de debate y otro de entrevistas. La malagueña se ha atrincherado en su otra labor profesional: un disco con su pareja, Bigote Arrocet. Sin embargo la presentadora canceló su gira para firmar discos tras soportar una hora en un establecimiento de El Corte Inglés en el que solo se acercaron dos fans en una hora.

La ex reina de las mañanas se explica: “Nadie sabía que íbamos a ir, incluso aquellos que estaban interesados en vernos. También hay que tener en cuenta que la venta de discos físicos no funciona como funcionaba antes. En un principio sí me enfadé. En primer lugar, yo creo que había centros más adecuados para ir, como por ejemplo el de Sol, donde la gente entra y viene a echarse una foto. De todos modos, reincido en hacer la pregunta de antes, la gente no sabía que íbamos a ir a ningún sitio”.

Pero si la actualidad no le proporciona demasiadas alegrías, el pasado está a punto de costarle un disgusto. La razón es que Coto Matamoros, que trabajó para ella en Antena 3, ha desvelado en la obra literaria ‘Libro de reclamaciones’ algunos aspectos que no gustarán a la comunicadora. 

Explica el tertuliano que María Teresa ordenó cambiarse del plató que había ocupado en Antena 3 Ana Rosa Quintana, contra la que competía sin suerte, “porque estaba gafado por las malas energías del espíritu de AR”. Aunque el motivo de la venganza es otro, según Matamoros, que dice que María Teresa lo retuvo cuando recibió una oferta y finalmente fue despedido: “Teresa se puso a llorar y me pidió que no la traicionara, que no la dejara tirada, que no me fuera a la competencia.

A primeros de septiembre se desataron los rumores en torno a que el programa se iba a reestructurar y algunos colaboradores saldrían del mismo…Directamente le pregunté qué había de cierto. Literalmente me contestó: ‘Hijo, tú tranquilo, que tú no tienes nada que temer. Antes de que te tuvieras que ir me iría yo’. El 21 de diciembre me telefoneó para decirme que estaba despedido, que el nuevo presupuesto no permitía pagarme”.

Y añade: “María Teresa Campos, a pesar de lo que ella se cree, es, por encima de todo,la persona más desagradecida con la que he tenido la suerte o la desgracia de haberme cruzado en la vida. Su comportamiento fue la consecuencia de una personalidad egocéntrica, carente de la más mínima humildad. No dudó en dejarme en la estacada, como hacen esas personalidades soberbias de las que no cabe esperar absolutamente nada más que buenas palabras ni un buen gesto”.

Terelu por su parte ha tenido que soportar que el programa en el que colabora, ‘Sálvame’, desentierre testimonios de ex trabajadores de ‘Con T de Tarde’ sobre su actitud. Algunos de ellos dicen que era una “déspota” que pedía que le apagasen los cigarros, que le llevasen Coca-Colas con el gas intacto y que destrozaba jarrones si las flores no eran amarillas. Carmen Borrego, directora de su madre en Telecinco y Antena 3, tampoco ha salido inmune ya que ella misma admitió que algunos de sus trabajadores la renombraron como “Carmen Bordego”.

Comentarios