El Corte Inglés

Las guerras familiares, la venta de activos y la reducción de deuda han caracterizado el último ejercicio fiscal de El Corte Inglés cerrado a 28 de febrero de 2019. Poco o nada va a cambiar estos aspectos en el futuro de la compañía que liderará Marta Álvarez, excepto su ambición por tratar de volver a niveles precrisis en su cifra de negocio desde los 15.783 millones de euros de este ejercicio (un 1,1% más que en 2017).

“Ambicionamos los niveles precrisis”, apuntaron fuentes de El Corte Inglés durante la presentación de resultados en Madrid. Esos niveles sitúan el récord en 2007, cuando la cifra de negocio fue de 17.990 millones de euros y el beneficio neto de más de 716 millones de euros. Cierto es que fueron años de gran expansión de la compañía; pero una época en la que ni el propio Corte Inglés fue capaz de prever la llegada de la crisis de consumo que atravesó el país. 

“Nos ha pasado lo que le ha pasado a España, que se empobreció”, reconocieron desde el grupo. Por eso ahora los “crecimientos serán moderados” a través de una estrategia basada en la búsqueda de la rentabilidad. De hecho, “la previsión de ingresos irá en línea con el resto del sector”, destacaron. Por eso matizaron que van a tardar en llegar a esos niveles.

El Corte Inglés aspira a alcanzar la cifra de negocio de niveles precrisis mientras reduce deuda y descarta salir a Bolsa

Por líneas de negocio, el retail, que incluye los grandes almacenes de El Corte Inglés, las cadenas de supermercados Supercor y Supercor Express, los establecimientos de bricolaje Bricor, y la cadena de moda y complementos Sfera, constituye el principal eje de actividad del grupo y ha alcanzado una cifra de negocios de 12.974 millones de euros, con un resultado bruto de explotación (Ebitda) de casi 882 millones de euros.

Por otro lado, El Corte Inglés disparó su beneficio neto un 27,7% al cierre de su ejercicio fiscal, hasta alcanzar los 258,2 millones de euros, lo que le permite encadenar cinco años de crecimiento, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se elevó un 2,2%, hasta los 1.075 millones de euros.

REDUCCIÓN DE LA DEUDA

Otro de los grandes quebraderos de cabeza de El Corte Inglés es su elevada deuda, que se sitúa en 3.367 millones de euros, lo que supone una importante reducción respecto al año anterior, concretamente, 467 millones menos. Gran parte de este importe procede de la venta de inmuebles y otros activos no estratégicos, así como de la generación de caja operativa.

La obsesión de los grandes almacenes es seguir reduciendo este dato ligeramente superior a 2 veces el ebitda. “Vamos a trabajar en reducir el nivel de deuda”. Algo que conseguirán, entre otras medidas, gracias al proceso de venta del denominado Proyecto Green, realizado por la división de Real Estate de PwC. La valoración total de la cartera, con 95 activos, asciende a entre 1.500 y 2.000 millones de euros.

Supersol

Giro radical en la estructura de Supersol para ahorrar costes

La cadena de supermercados Supersol se encuentra inmersa en un plan de viabilidad cuyo principal objetivo es reflotar la compañía y ahorrar...

La desinversión de estos activos este ejercicio ha ascendido a 350 millones de euros y que todas las operaciones han conllevado plusvalías, cuyo importe no han precisado. Entre ellos, se incluye la venta por 36,8 millones de euros sus centros de Los Arcos (Sevilla) y Bahía Sur (Cádiz) a Castellana Properties y el acuerdo con el grupo holandés GrandVisión que adquirió Optica2000.

Fuentes de la compañía han afirmado que siguen reordenando la oferta y que se producirán nuevas desinversiones durante el próximo ejercicio fiscal sin pronunciarse sobre la posible venta de la parte de informática de El Corte Inglés. Tampoco se contemplan nuevos cierres de centros comerciales más allá de los dos de Sevilla y Cádiz. “Apostamos por la renovación y la transformación. Estos centros que se cerraron eran pequeños y estaban cerca de otros centros”, alegan.

SIN NOTICIAS DE LA SALIDA A BOLSA

Tampoco contemplan la posible salida a Bolsa de la que siempre se ha rumoreado. “La decisión de salir a Bolsa será de los accionistas, pero esa posibilidad no está sobre la mesa”, señalaron desde los grandes almacenes, que en la última semana han vivido un nuevo capítulo en la saga familiar con el cambio en la presidencia de El Corte Inglés, que abordará el consejo de administración este mes con el nombramiento de Marta Álvarez como nueva presidenta del grupo en sustitución de Jesús Nuño de la Rosa.

Un cambio que mantendrá la estrategia y los planes de negocio de El Corte Inglés intactos. La compañía ha precisado que este cambio se enmarca en la “absoluta continuidad” de la gestión del grupo. Asimismo, se continuará la estructura de la compañía con dos consejeros delegados como son Víctor del Pozo, que seguirá al frente del área de retail de la firma, mientras que Jesús Nuño de la Rosa dirigirá las filiales de Viajes El Corte Inglés, Informática El Corte Inglés, Finaciera El Corte Inglés y Seguros El Corte Inglés.

Y en cuanto a la estructura de capital, fuentes de El Corte Inglés aseguran que el jeque catarí Sheikh Hamad bin Jassim Bin Jaber al Than tiene el 10,3% y no tiene previsto cambiar. Tras el vencimiento de un préstamo de 1.000 millones obligatoriamente convertible en acciones concedido en julio de 2015 y con un plazo de tres años que, una vez cancelado, se tradujo en la entrega de 8.114.400 títulos de El Corte Inglés para la firma del catarí.