Tranquilidad, vanguardismo y edificios históricos, así son los mejores hoteles de España
Edificio España, futuro hotel de la cadena Riu.

Exproyecto faraónico del Grupo Wanda, vendido dos veces en un mismo día y ahora demandado. Esta es la cronología de la historia del Edificio España. Un inmueble que iba a reportar cuatro millones de euros a las arcas municipales y a suponer una inversión de 400 millones de euros. Ahora, todo está en el aire.

Este martes, Baraka, sociedad del empresario Trinitario Casanova, presentó una demanda ante los juzgados de Madrid contra la cadena hotelera Riu. Esta cadena recompró a Baraka el inmueble en el mismo día en junio de 2017 para construir un hotel. Casanova solicita la paralización de las obras. Una situación que de producirse puede dar al traste con una inversión millonaría y que afectaría también a las arcas municipales.

La compañía ha explicado en un comunicado que la demanda se presenta ante la negativa de Riu a escriturar 15.000 metros cuadrados comerciales del inmueble comprometidos a favor de Baraka Renta. Es decir, un problema con la explotación de la zona comercial es el culpable de que las obras puedan quedar paralizadas.

La resonancia mecánica amenaza los puentes de Madrid.

La resonancia mecánica amenaza los puentes

¿Quién no ha tenido nunca la sensación de movimiento en un puente mientras lo cruza? La realidad es que todo este tipo de construcciones...

Baraka ha afirmado que solicitará la detención de las obras de reforma del edificio “tras comprobar que no se están realizando conforme al proyecto pactado y a los informes correspondientes”. Por su parte, Riu devuelve la acusación a Baraka y le acusa de no conseguir los inversores prometidos para la zona comercial. El juzgado decidirá, pero el perjuicio económico para la ciudad es una evidencia. Además, de producirse la paralización Riu solicitará a Casanova daños y perjuicios.

Lo cierto es que en el momento que la cadena de hoteles compró el emblemático edificio no trascendió el montante de la venta. Pero Riu si anunció una inversión de 400 millones de euros donde también entraba la rehabilitación del edificio. De hecho, según un estudio de mercado de la consultora JLL, la operación total podría alcanzar los 532 millones de euros.

Pero el perjuicio no es sólo empresarial, también humano. Porque de paralizarse las obras podría acabar con el trabajo de 500 empleados que trabajan en la reforma del Edificio España. Además, también acabaría con los cientos de puestos que generaría la construcción del hotel y de la zona comercial. Algunas estimaciones hablan de cerca más de 600 trabajadores.

El Ayuntamiento de Madrid también podría tener algo que decir en este conflicto. Hace justo un año -julio 2017- el consistorio anunciaba unos ingresos de 4,2 millones de euros por la ampliación destinada a uso comercial del Edificio España, que pasaba de 11.313 metros cuadrados a un máximo de 15.000 metros cuadrados.

Ahora con el conflicto de la explotación de la zonas comerciales del complejo hotelero sobre la mesa está por ver si el consistorio podría perder esta cuantía económica. Además, de la pérdida que puede suponer para las arcas municipales, Madrid también tendría un edificio huérfano en una Plaza de España que en 2019 también será reformada. A la ciudad le interesa tener un inmueble acorde a la imagen renovada de la plaza.

El proyecto de Riu contempla un hotel que en las plantas 10 y 11 tendrá suites de lujo con vistas a la Plaza de España, la Gran Vía e incluso la sierra madrileña. Estas habitaciones ocuparán las azoteas más bajas del edificio. La suite presidencial tendrá 135 metros cuadrados y se ubicará en la planta 19, unos pocos metros por debajo de la piscina y el gimnasio.

UN INMUEBLE GAFADO

De todos modos, el Edificio España parece estar gafado desde el intento del Grupo Wanda por gestionar este ladrillo. El expropietario chino del Atlético de Madrid cerró la venta del edificio España en junio de 2017 con el grupo inmobiliario Baraka por 272 millones de euros, que a su vez llegó a un acuerdo con RIU para adquirir el cien por cien del inmueble con la finalidad de abrir un hotel para verano de 2019.

En realidad, el Grupo Wanda se apuntó un gran tanto al aceptar la única oferta que superaba los 265 millones que pagó en 2014 al banco Santander, aunque en los años que ha tenido el edificio se gastó unos 75 millones en mantenimiento del edificio.

Comentarios