Duro Felguera

Los trabajadores de Felguera-Ihi que operan en Madrid temen que el traslado a Gijón termine por transformarse un ERE. Así lo ha manifestado la plantilla en un comunicado emitido este miércoles, en el que muestran su preocupación por los cierres de las oficinas de Madrid, y las escasas informaciones de la compañía respecto a este movimiento, sin facilitar aún la fecha en la que se producirá.

Los trabajadores de Duro Felguera, dada la forma en la que se está implementando el traslado colectivo, sin concretar la fecha en la que se produciría, dejando un plazo de ocho meses para su implementación, y sin dar ningún tipo de seguridad a los trabajadores que acepten el traslado de que no se puedan ver afectados por un expediente de regulación de empleo, creen que están ante un “expediente de regulación de empleo encubierto”.

UN AHORRO DE DOS MILLONES DE EUROS

El objetivo final, temen, es buscar la extinción de todos los contratos de la plantilla que Duro Felguera tiene en Madrid “evitando los costes económicos y de mala publicidad que este tipo de medidas suelen causar”.

La medida anunciada por la empresa se basa en causas económicas y organizativas, y consiste en el traslado de toda la plantilla del centro de trabajo de Madrid a Gijón en un plazo hasta el día 28 de febrero de 2020, con la finalidad de ahorrarse el coste del arrendamiento de su sede de Madrid, que asciende a casi dos millones de euros anuales, reducir el coste de los viajes y evitar duplicidades de departamentos.

Sin embargo, los trabajadores sostienen que las negociaciones con la empresa hasta la fecha están siendo totalmente “infructuosas”, dada la negativa de la empresa a asegurar que los trabajadores que acepten el traslado colectivo no se puedan ver afectados por un expediente de regulación de empleo una vez se trasladen a Gijón, dada “las duplicidades de departamentos existentes en la compañía, así como la grave situación financiera que atraviesa la compañía”.