Theresa May

Theresa May ha anunciado este viernes que presentará su dimisión el próximo 7 de junio. La primera ministra del Reino Unido abandonará su cargo, lo que hace saltar las alarmas de una posible retirada del país británico sin alcanzar un acuerdo con la Unión Europea. Varios analistas han advertido de que el Brexit provocaría “significativos efectos negativos” sobre la deuda soberana de Reino Unido y de otros emisores. U

En este sentido, Sarah Carlson, analista de Moody’s responsable de la nota soberana del Reino Unido, considera que el anuncio de la dimisión de May “amplifica” la incertidumbre respecto del ‘Brexit’, algo que resulta “claramente negativo” para la solvencia, lastrando la inversión, el empleo y, en definitiva, el crecimiento.

“La dimisión de la primera ministra también incrementa el riesgo de un ‘Brexit’ sin acuerdo, lo que, tendría significativos efectos negativos sobre la nota soberana de Reino Unido y de una serie de otros emisores”, añade la experta.

TEMOR A UN BREXIT

Por su parte, Ranko Berich, director de análisis de Monex Europe, destaca que a continuación toda la atención se centrará en la batalla por la sucesión de May por lo que probablemente sea obligatorio para aquellos que aspiran a reemplazarla demostrar voluntad de completar una salida sin acuerdo.

La retórica sobre un Brexit sin acuerdo por parte de los aspirantes al liderazgo probablemente lastre a la libra, haciendo los mínimos por debajo de 1,25 dólares un objetivo probable, añade el analista, que recuerda la incertidumbre ya presente en el mercado en relación con un empeoramiento de las tensiones comerciales entre EEUU y China.

Ana Botín trae de vuelta a 30 banqueros privados de Reino Unido por el Brexit

Banco Santander está planeando que aproximadamente 30 empleados de su banco de inversión presentes en Reino Unido vuelvan a España debido a las incertidumbres...

“La voluntad del Parlamento y la capacidad para bloquear un Brexit sin acuerdo es el apoyo más importante de la libra, aunque un primer ministro feliz de seguir adelante sin acuerdo no necesita presentar nuevas mociones o proyectos”, apunta Berich, añadiendo que los diputados conservadores partidarios de bloquear un ‘Brexit duro’ se verían así obligados a votar contra su Gobierno y por unas nuevas elecciones generales, “algo sobre lo que no hay garantías suficientes”.