La jornada científica “Cátedra Obesidad y Diabetes 2018-2019”, organizada por la Fundación Jiménez Díaz y dirigida a médicos de Atención Primaria, especialistas e investigadores, ha servido para actualizar los conocimientos existentes en diabetes y obesidad. Las actividades, contempladas en el marco de la Cátedra del Área de Obesidad y Diabetes de la Universidad Rey Juan Carlos, también han servido para ponerse al día sobre nuevos tratamientos disponibles.

La Dra. Clotilde Vázquez Martínez, jefa del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz y codirectora de la cátedra, señala que la obesidad y la diabetes son dos enfermedades que “muchas veces van de la mano, y el progreso en el tratamiento de ambas debe ser contemplado desde un solo foco”. Por ello, se busca “difundir los avances en el conocimiento del abordaje diagnóstico y el tratamiento de la diabetes y la obesidad; es decir -precisa-, explorar y dar a conocer los mecanismos comunes y los posibles tratamientos específicos de la diabetes tipo 1 o 2 cuando se acompañan de un exceso de grasa almacenada”.

Cada vez se dan más casos de diabesidad en las consultas; esto es, presencia de diabetes tipo 2 en personas obesas. “Las personas diabéticas tipo 2 presentan exceso de grasa en un porcentaje muy elevado, que alcanzaría hasta el 80%”, indica esta experta, añadiendo que “esta grasa se sitúa en el organismo en la zona abdominal visceral, con unas connotaciones mucho peores que la grasa que afecta a las extremidades”.

El problema de la diabesidad se trata, sobre todo, en adultos, ya que, como señala la jefa de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz, “afortunadamente, la presencia de diabetes tipo 2 en la infancia no es tan frecuente en España como en el resto de los países desarrollados, en los que cada vez se ve más diabetes del adulto en la infancia”. Un factor fundamental a favor de nuestro país en este sentido es la alimentación, así como determinados rasgos culturales.

Sin embargo, en España el sedentarismo representa un serio problema para la sociedad. “Combatirlo no es fácil porque afecta a nuestro estilo de vida, que se ve presionado por el trabajo e incluso por la sociedad, sobre todo en las grandes urbes, donde es difícil realizar actividad física incorporada a la vida diaria”, afirma la Dra. Vázquez. Para prevenir la diabesidad, esta especialista aconseja, además de un estilo de vida muy activo, seguir la dieta mediterránea, huyendo de productos precocinados procesados, “que son demasiado ricos en grasa, azúcar escondido, y su densidad energética, que no nutricional, es demasiado elevada y predispone altamente a la obesidad”.

NUEVOS TRATAMIENTOS Y ABORDAJES QUIRÚRGICOS

Asimismo, en los últimos años los nuevos tratamientos que, tal y como indica la especialista, consisten en “agentes farmacológicos muy potentes para la diabetes y la obesidad, tanto análogos de GLP1 como otros fármacos glucosúricos, además de medicamentos en diferentes fases de desarrollo”. A eso hay que añadir las técnicas quirúrgicas para la diabetes y la obesidad -cirugía metabólica-, cada vez más seguras y depuradas”, indica.

El bypass gástrico por laparoscopia es condierado una de las técnicas de elección más habituales dentro de las operaciones quirúrgicas para el tratamiento de la obesidad, así lo confirma  el Dr. Manuel Durán Poveda, jefe del Servicio de Cirugía General y Digestivo del Hospital Universitario Rey Juan Carlos (Móstoles) y director de la cátedra.

“Su popularidad se fundamenta en sus buenos resultados a largo plazo y excelente calidad de vida tras la cirugía, con escasa morbimortalidad”, indica el experto. Se trata de una técnica mixta que asocia dos mecanismos diferentes: el componente restrictivo que, al reducir el estómago, facilita la sensación de saciedad precoz y disminución del apetito, y el componente malabsortivo, es decir, la disminución de la capacidad de absorción de calorías y nutrientes.