DIA

Sin fecha para presentar el plan estratégico, ni acuerdo de momento de refinanciación de la deuda con los bancos, ni avances en la venta de Maxi DIA. Así es el estado en el que se encuentra DIA tras su salida del Ibex 35, sumida en un caos absoluto que obliga a la cadena de alimentación a tomar decisiones importantes en 2019, un año que ha calificado de transición.

La exclusión de DIA del índice bursátil el pasado lunes por parte del Comité Asesor Técnico de acuerdo a las normas técnicas relega a la compañía a cotizar en el Mercado Continuo. “Estar en el Ibex 35 responde a criterios técnicos y de liquidez. Las empresas del selectivo español no tienen que ser más estables que las del Mercado Continuo”, defienden desde DIA.

No obstante, este hecho no es más que la puntilla a un mal año para DIA y el reflejo de la incertidumbre e inestabilidad que vive la cadena actualmente y con Mikhail Fridman como máximo accionista todavía. “El año 2019 es un año de transición. Se está trabajando en muchas cuestiones con cambios en la dirección y entrada de profesionales de fuera que aportan nuevas ideas”, explican fuentes de la compañía, quienes reconocen que no pueden decir si habrá nuevos cambios en la cúpula directiva.

El Cortes Ingles

Informática de El Corte Inglés, un negocio millonario que nadie quiere

Hace unas semanas, El Corte Inglés sufrió un duro varapalo cuando el grupo mexicano Sixsigma Network, a través de su matriz Kio Networks, rompió su acuerdo...

Sin embargo, el principal problema que a corto plazo que DIA debe resolver es la refinanciación de su deuda. La situación es la siguiente. La deuda neta de DIA al final del tercer trimestre aumentó a 1.400 millones de euros desde los 1.200 millones de euros, con un apalancamiento de 3,1 veces sobre su ebitda. La estructura de la deuda del minorista consiste en dos líneas de crédito renovables con límites de 225 millones y 300 millones de euros con vencimiento en 2020 y 2022, respectivamente. Además de préstamos a dos plazos de 101 millones y 30 millones de euros con vencimiento en 2019 y 2020, respectivamente; y 906 millones de euros en tres emisiones de bonos con vencimiento en 2019, 2021 y 2023. De estos últimos, 406 millones de euros vencen el año que viene.

El pacto de apalancamiento en el acuerdo bancario es que su deuda neta ajustada no puede superar en 3,5 veces su ebitda. Moody’s estima que la deuda ajustada aumentará a casi seis veces en 2018, frente a 3,7 veces en 2017, mientras que S&P proyecta un apalancamiento ajustado de aproximadamente 4,6 veces al final del año. De ahí que DIA lleve meses tratando de negociar con los bancos; aunque sin una fecha clara a a la vista.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de los Valores (CNMV) la empresa afirma que se encuentran “en conversaciones muy avanzadas con sus bancos acreedores de referencia con el fin de alcanzar un acuerdo para refinanciar la deuda”. No obstante, también aclara que “en ningún momento ha propuesto a sus bancos acreedores ninguna quita o cualquier otra alternativa que no sea la del pleno reconocimiento y abono de las cantidades adeudadas”.

VENTA DE MAX DIA Y CLAREL EN EL AIRE

Dentro del plan de desinversión de DIA, la compañía puso a la venta en verano su marca de cash & carry (Maxi DIA). De hecho, desde la cadena de alimentación aseguran que ya está sobre el mercado el libro de venta, aunque no concretan ni el precio de venta ni el interés de nuevas empresas.

Por su parte, desde DIA recuerdan que la tienda dedicada al cuidado e higiene familiar y del hogar, alimentación infantil y mascotas, Clarel, no se puso a la venta. Si bien es cierto, algunos medios anunciaron que podrían desprenderse de esta marca. La compañía compró 1.127 tiendas de Schlecker por 69,3 millones de euros en 2013 para formar Clarel.

SIN FECHA PARA EL PLAN ESTRATÉGICO

La compañía tenía previsto presentar el plan estratégico en otoño. Sin embargo, los acontecimientos –como el anuncio de una revisión a la baja del objetivo de ebitda a un rango entre 350 y 400 millones de euros– han alargado este momento. Y lo han hecho hasta el punto de no tener ni siquiera fecha en el calendario para la presentación del plan.

Si bien es cierto, analistas de Bloomberg aseguran que DIA contempla cambiar la estrategia y dejar a un lado la guerra de precios. La compañía reducirá la intensidad promocional. “Vamos a cambiar nuestro posicionamiento para alejarnos de la complejidad de la estrategia de precios extremos. Vamos a pasar más tiempo invirtiendo en el estante para colocar los productos correctos y eliminar lo que no se vende. Mejoraremos el valor de nuestra marca al diferenciar nuestra oferta”, explicó el CEO, Antonio Coto a los accionistas.

Comentarios