Deutsche Bank
Krisztian Bocsi/Bloomberg

Deutsche Bank vive en un continuo contratiempo. Tras los resultados semestrales que han dejado un sabor agridulce, ahora se conoce que la compañía recortará decenas de empleos en sus oficinas de Chicago como parte del plan de restructuración que está llevando a cabo la entidad alemana.

En concreto, la oficia del banco alemán, que alberga servicios de operaciones financieras y tesorería, reducirá una parte importante del empleo, según fuentes a las que ha tenido acceso Bloomberg. A parte de ese personal se le ofrecerá la posibilidad de reubicarse en Jacksonville (Florida).

El portavoz de la compañía, Troy Gravitt, no ha querido hacer ningún tipo de manifestación sobre estos movimientos que llevará a cabo Deutsche Bank en esta parte de Estados Unidos donde desarrollan funciones para derivados cotizados y operaciones de apoyo en el Chicago Mercantile Exchange y el Chicago Board of Trade. Cabe señalar que dentro de este plan de ajustes, los equipos de finanzas corporativas y banca corporativa no se han visto afectados por los recortes y mantendrán una presencia considerable en la ciudad.

CIE Automotive

CIE Automotive no teme la guerra comercial entre China y Estados Unidos

Desde principios de año, la acción de CIE Automotive ha tenido un comportamiento positivo. En el acumulado del año se ha revalorizado un 26,4%,...

Toda esta situación se arrastra desde principios de este año, cuando Deutsche Bank anunció que reduciría sus operaciones en EEUU. Se trataba de una de las primeras propuestas del CEO de la compañía, Christian Sewing, tras años de bajo rendimiento de la entidad en esta región. Además, existe la previsión de una bajada de ventas y facturación den Estados Unidos.

DEUTSCHE BANK, DE RETIRADA

Este movimiento en Chicago no es repentino. La entidad financiera ya avisó el pasado mes de mayo que estaba en trámites para cerrar su oficina de Houston, y que estaba trasladando su sede central en Nueva York de Wall Street a Midtown con el objetivo de reducir su huella en la ciudad en un 30%.

Pese a todo, según ha asegurado un alto ejecutivo del banco a Bloomberg, la compañía todavía considera que su presencia en Nueva York, San Francisco y Chicago es indispensable para su unidad de finanzas corporativas.

Todo estos movimientos de restructuración están teniendo impacto en la Bolsa. Así, Deutsche Bank ha caído un 33% en las operaciones de Frankfurt en lo que va año. El único respiro llegó la semana pasada con la presentación de resultados, que no fueron tan malos como se pensaba y las acciones llegaron a rebotar un 11%.

William Canny y Ivan Levingston para Bloomberg

Comentarios