Deusto
Universidad de Deusto

Cristina Cifuentes, Pablo Casado, Pedro Sánchez… los escándalos relacionados con los títulos concedidos por las universidades no han hecho sino disparar el debate sobre la falta de transparencia del sector universitario.

“Nadie niega que la universidad española tenga mucho campo para progresar en las áreas de la transparencia y las prácticas de buen gobierno, pero su margen de mejora en ningún caso es superior al de otras instituciones”, se lee en la presentación del estudio ‘Informe de transparencia voluntaria en la web de las universidades españolas’ elaborado por Javier Martín Cavanna y Esther Barrio.

Un dato: de los 26 centros de enseñanza superior privados de España, según la Fundación Compromiso y Transparencia, casi la mitad obtienen el calificativo de opacas (46%), frente al 15% de transparentes y el 39% de translúcidas. Opacas con aquellas que cumplen menos de 15 indicadores de los 27 analizados; translúcidas, entre quince y 20 indicadores; y transparentes, más de veinte indicadores. Entre ellos, dos relativos a información económica: estados financieros e informe de auditoría.

Algunas universidades publican el presupuesto pero lo hacen de forma escueta con las cifras de ingresos y gastos

Este último campo, el de la información económica, es el más opaco, ya que sólo se llega al 20% del cumplimiento. Por ejemplo, las universidades CEU Cardenal Herrera y CEU San Pablo no se clasifican en la categoría de transparente (aunque suman más de 20 indicadores) porque no publican los estados financieros. La Universidad de Deusto hace lo propio con el informe de auditoría.

“Las universidades de Deusto, Navarra y Nebrija, a pesar de publicar correctamente el presupuesto atendiendo al criterio de actualidad, no se ha podido dar por válido al limitarse a proporcionar una información muy escueta sobre sus principales cifras de ingresos y gastos”, resalta el informe de la Fundación Compromiso y Transparencia.

DEUSTO Y SU NO PUBLICACIÓN DEL INFORME DE AUDITORÍA

Varios han sido los elementos que las universidades de Deusto, Navarra y Nebrija han obviado a la hora de presentar su presupuesto en la web. Uno de ellos ha sido la no inclusión de las previsiones de ingresos y gastos del siguiente ejercicio. Otro, la falta de la memoria justificativa, las bases para su ejecución y los cuadros resumen que desglosan las principales partidas.

“Sin esos elementos no puede hablarse de presupuesto. Sí se ha dado como cumplidos, en estos casos, los indicadores correspondientes a gastos e ingresos, salvo en la Nebrija que solo desglosa los gastos”, señalan los autores del informe.

¿Quién obtiene la nota más negativa? Las universidades de Francisco de Vitoria, que no publica en la web la memoria de cuentas anuales y el informe de auditoría, y Mondragon, que no tenía actualizada la información sobre el desglose de gastos e ingresos para 2018.

Vox

Vox saca tajada de Andalucía: ingresará más de 660.000 euros

Los resultados en Andalucía supondrán una importante inyección de capital público para las arcas de Vox que hasta ahora vivía de los ingresos privados.

Esto por lo que se refiere al apartado económico, porque si ampliamos el campo a todos los ámbitos analizados (misión, plan estratégico, personal, gobierno, oferta y demanda acadèmica, claustro, alumnos y resultados) quienes conforman el vagón de cola son la Universidad Alfonso X el Sabio, Católica de Ávila y Camilo José Cela. A continuación, IE University, Europea Miguel de Cervantes y a Distancia de Madrid.

En el otro lado de la balanza, las universidades Vic-Central de Catalunya y Oberta de Catalunya, publican la totalidad de la información económica. Ellas dos, junto a la Universidad de Navarra y Nebrija, son las únicas en obtener el ‘título’ de transparentes. Transparencia voluntaria en la web, según la fundación, es “el esfuerzo por difundir y publicar la información relevante de la organización, haciéndola visible y accesible y a todos los grupos de interés de manera íntegra y actualizada”.