Encontrar oportunidades de inversion puede ser bastante difícil en un entorno en el que la guerra comercial y los movimientos de los bancos centrales invitan a las dudas. En este sentido, Iván Díez Sainz, Country Head Iberia & Latam de Groupama Asset Management, explica cuáles son los activos en los que se está posicionando la gestora francesa ante un difícil paradigma.

La volatilidad ha vuelto a los mercados con el miedo de una posible recesión. ¿Es momento de ser más cautelosos a la hora de construir la cartera?

Efectivamente, las dudas sobre el ciclo económico y sobre un posible escenario de recesión que habían conducido a las caídas de los mercados durante el último trimestre de 2018 han seguido en cierta medida presentes hasta la fecha en 2019. 

Sin entrar en detalle en las dudas que existen en los mercados, sí que en este contexto y en nuestras carteras multi-activo mantenemos un posicionamiento neutral en renta variable, conscientes de que podemos ver nuevas correcciones en los mercados. Con todo, nuestro escenario sigue siendo de crecimiento moderado y en este contexto creemos que es interesante tener exposición a compañías de pequeña y mediana capitalización y con perfil de crecimiento (que puedan verse menos afectadas por los vaivenes Macro frente a las compañías de mayor capitalización).

En Renta Fija, estamos viendo muchos inversores institucionales con parte importante de sus carteras en Fondos Monetarios o de muy corto plazo, en una clara posición defensiva. Asimismo, en el universo de los bonos nuestra apuesta hoy es por deuda financiera vs. high-yield de otros sectores y más en concreto en bonos subordinados «Legacy» de bancos y aseguradoras; estamos cómodos ya que esta deuda llamada Legacy es un universo de bonos que desaparecerá por motivos regulatorios y por tanto constituye una oportunidad de inversión.

¿Desde Groupama AM consideráis que hay posibilidades de que llegue una recesión este mismo año o el próximo?

El escenario central en Groupama AM no integra una recesión durante el periodo 2019/2020.  Creemos que el ciclo continuará en su línea, si bien con un ritmo de crecimiento más moderado. No hay que confundir ralentización con recesión. 

Algunos factores como una demanda (consumo) aún superior a la oferta (producción) en numerosos sectores y países y que sostiene el crecimiento, o unas condiciones financieras favorables de la mano de unas políticas monetarias que siguen siendo en cierta medida acomodaticias apoyan nuestro escenario.

Los bancos centrales también han cambiado el signo. ¿Qué perspectivas tenéis en cuanto a la política monetaria de la Fed y del BCE?

Por el lado de la FED no esperamos ajustes a la baja o al alza en los tipos de interés para este año. En cuanto al BCE creemos que el tono sigue siendo claramente acomodaticio; ninguna subida de tipos en 2019 y habrá que estar pendiente sobre los próximos detalles en términos de TLTRO esperados para el próximo mes de junio.

¿Es momento de estar en divisa fuerte o divisa local en las carteras?

Nuestra visión es que la deuda de países emergentes sigue representando un universo invertible interesante a pesar del buen performance que hemos visto en 2019. El potencial puede ser algo menor debido a los ajustes en las perspectivas macro pero las políticas monetarias aún sostienen nuestra hipótesis. En este escenario creemos que lo más interesante es buscar rentabilidades en bonos emergentes en divisa fuerte con algunos posicionamientos tácticos y selectivos en divisa local.

La guerra comercial es otra fuerte amenaza para el esquema de la inversión. ¿De qué manera puede penalizar a los mercados?

Las incertidumbres en este sentido siguen siendo un serio hándicap para el crecimiento a nivel global… con unos aranceles que podrían pesar en las próximas publicaciones coyunturales.

El potencial impacto principal de la guerra comercial es sobre todo «indirecto» y se ve reflejado en un aumento de los niveles de incertidumbres. En todos los comentarios e informes recientes (especialmente en el último informe ISM) las compañías americanas han señalado sus inquietudes en referencia a los riesgos de tipo comercial y aduaneros. Sin duda EE.UU., siendo el poder establecido, tratará de hacer lo necesario para mantener su liderazgo frente a una fuerza más emergente como es China. 

¿Sigue siendo un año para estar en renta variable? ¿En qué activos en concreto?

Como mencionábamos anteriormente nuestra apuesta en Renta Variable es de tipo estructural; en Groupama AM históricamente hemos defendido que una posición estructural como complemento de carteras diversificadas en pequeñas y medianas compañías europeas es clave para el inversor. Las pequeñas y medianas compañías y en periodos de medio /largo plazo han largo plazo haóricamente ser más rentables que las compañías de mayor capitalización, con unas volatilidades similares (de nuevo a medio y largo plazo). En este sentido, nuestra apuesta es en medianas compañías y con sesgo de crecimiento. Invertir en las mejores compañías y en sectores del mañana ligados a nichos como digitalización de la economía, logística o tecnología médica hará que tengamos una buena diversificación y un potencial de valor añadido importante. No todo vale, hay que apoyarse en gestores con experiencia en análisis del asset class, y con una mentalidad de largo plazo para que sus mejores ideas puedan cristalizar.

¿Qué fondos de inversión son los que más interés están suscitando en este entorno?

En la gestora vemos actualmente interés en 3 áreas principales:

Por un lado, la gestión del cash o liquidez a modo de refugio o munición en Fondos como el Groupama Trésorerie o Groupama Ultra Short Term Bond (Groupama AM gestiona actualmente más de Eur23bn en papel monetario/muy corto plazo).

Por otro, Renta Variable sesgo mid-caps en Europa con una visión de medio/largo plazo y perfil crecimiento frente a valor; Los Fondos que más acaparan las miradas del inversor en esta línea serían el Groupama Avenir Euro (Eurozona) y el G Fund Avenir Europe (Europa).Y, por último, Renta Fija Subordinada Legacy, con el Groupama Axiom Legacy 21: una apuesta de tipo regulatorio y evitando invertir en un universo menos maduro y más volátil como pueden ser los bonos AT1 o CoCos.