El Estudio General de Medios realizado por la Asociación de Investigación de Medios de Comunicación es la brújula que utilizan las grandes marcas publicitarias para diversificar sus inversiones en el mundo los medios, principalmente de la radio. Gracias a 30.000 entrevistas personales la industria radiofónica se examina tres veces al año. Y esta industria está dominada desde hace un cuarto de siglo por Prisa (Cadena SER o Los 40 Principales), Grupo COPE (COPE o Cadena 100) y Atresmedia (Onda Cero o Europa FM, hoy en manos de Planeta y hasta 2003 propiedad de Telefónica). Estos tres grupos controlan diez de las doce emisoras comerciales más escuchadas del país y no ven con buenos ojos la implantación de la radio digital que sí ha llegado a la mayoría de países de Europa. La radio digital la intentó impulsar el Gobierno Aznar, que repartió licencias sin desarrollar la tecnología, por lo cual este mercado sigue en dique seco pese a que su implantación definitiva aumentaría la pluralidad, conllevaría un libre mercado y una carrera en igualdad de condiciones.

Pero mientras la radio digital espera, el EGM no deja de levantar sospechas. Muchas voces reconocen que el Estudio no se acomoda a los tiempos y que muestra demasiadas deficiencias. Uno de los clásicos contra el EGM es Carlos Herrera, pese a lo cual las últimas oleadas del mismo le han sonreído. En 2009 el almeriense comentaba los números del estudio con ironía y con la música de El Padrino: “El EGM en 3 ediciones, 3 oleadas, dice que cuentan los oyentes que tiene una emisora, u otra y otra. Y que viene haciendo los mismo desde que se inventó: que es darle a esa emisora todo lo que esa emisora quiere…”. Esta misma semana el Presidente de RTVE José Antonio Sánchez ha vuelto a cargar con el mismo: “El EGM es un sistema bastante deficiente de medición”. Recuerden que el directivo impulsó la salida de la Corporación Pública del estudio en su anterior etapa al frente de RTVE.

Carlos Herrera, José Antonio Sánchez, Jiménez Losantos o Abellán han cargado contra el EGM

Desde hace años se sostienen dos mantras: Prisa sale beneficiado y el estudio muestra deficiencias. La segunda teoría la reconocen hasta los autores del estudio, que reconocen que hay que pulirlo, pero sobre la primera existen muchas dudas por dos razones: ni la Cadena SER ni Los 40 Principales han conseguido resultados óptimos en los últimos años y hay voces como la de José Antonio Abellán que han esparcido las cuestiones de corrupción a otros grupos. El abulense, molesto por su despido de COPE, cargó contra la emisora episcopal y filtró audios en una rueda de prensa en los que uno de los principales ejecutivos de la radio de los Obispos, Rafael Pérez del Puerto, reconocería haber comprado el EGM: “Una vez compré el EGM…aquello fue dantesco”. Paradojas de la vida, el directivo fue nombrado Presidente de la Asociación Española de Radiodifusión Comercial días después de salir a la luz las pruebas que comprometían su reputación.

Federico Jiménez Losantos, que pese a ser uno de las voces clásicas contra el EGM ha aprobado el ingreso de esRadio al estudio, cargaba contra el mismo esta semana en una entrevista concedida a El Mundo: “Hay un dato más representativo: las descargas. El año que viene van a comenzar a medirlas. ¿Por qué no lo hacen ya? Por la corrupción. No hay tantos millones de personas escuchando la radio. No es verdad que haya cinco millones oyendo la Ser. Eso significa que hay 15 millones de personas oyendo la radio cada mañana. Eso es falso rigurosamente. El dato se multiplica por un acuerdo con las centrales de medios. Hay una omertà conveniente para todos menos para los nuevos, a los que les van admitiendo poco a poco. Además, hay animadversiones, y yo toda la vida he dicho que el EGM es una porquería. Ojalá tuviéramos mediciones de verdad”. El turolense se equivoca, tal y como señala el blog Radiochips. Y lo hace porque en vez de incidir en las sombras que planean sobre el estudio se dedica a tirar de topicazos fallidos sin contrastar: porque en la hora más jugosa de la mañana, entre las ocho y las nueve, hay 4,2 millones de españoles que sintonizan al menos 20 minutos la radio generalista. Nada de 15 millones. O agua cuando había barco.