El déficit estructural al que España se compromete con la Unión Europea es del 0.4% del PIB, tal y como aparece en el artículo 135 de la Constitución. Sin embargo, los estudios realizados por el think tank Fedea, dejan entrever que en estos momentos esos números rojos alcanzan el 2 o 3% sin que pueda reducirse esa cifra. ¿El motivo? El ineficiente sistema fiscal que tenemos en España, y que provoca que  registremos unas tasas de recaudación muy bajas. De hecho, el autor del informe, Ignacio Conde Ruiz, asegura que “sólo se logró recaudar niveles adecuados en la época de la burbuja inmobiliaria”.

Esta situación implica que prácticamente la mitad del déficit del país, tiene carácter estructural. Es decir, que es imposible reducirlo tal y como está configurado el sistema en este momento. ¿Y cómo se revierte esto? Pues básicamente, lo que plantea el informe es acabar con todas las bonificaciones fiscales que hay en este momento, y que convierte a nuestro sistema de impuestos en un coladero. De hecho, España recaudó en 2015 casi 6 puntos menos de PIB que la Eurozona (24.5% frente a 30.3%). De hecho, el Estado ingresa menos en todos los tipos de impuestos, excepto en los especiales.

IRPF

En este caso tan sólo Grecia y Portugal recaudan menos que nosotros, y los ingresos se han matenido casi iguales respecto al PIB, mientras que en la Eurozona han aumentado en medio punto porcentual. Sin embargo, los tipos marginales son muy elevados ya que el tramo más alto se sitúa en el 46% (por encima de países como Francia, Alemania, Reino Unido, Italia o Estados Unidos).

recaudacion-ivaSin embargo, pese a eso, una vez aplicadas las bonificaciones y exenciones la cosa cambia. El 18.6% suponen beneficios fiscales que no se ingresan (8.300 millones del Estado) y otros 6.500 millones de las Autonomías. Es decir, cerca de 14.800 millones de euros.

Sociedades

Es el impuesto en el que más ha caído la recaudación durante la crisis económica. El documento reconoce que los tipos se han reducido -y están por debajo de la media- pero no creen los analistas de FEDEA “que esto sea suficiente como para explicar esa diferencia en recaudación”. Por tanto, el problema que detectan es que las deducciones dejan tipos efectivos demasiado bajos. De hecho, esos beneficios ascienden a 3.800 millones de euros -que suponen el 15% de la recaudación-. De ahí que vea un signo positivo el hecho de que el Gobierno haya reformado el impuesto.

sociedadesIVA

Se trata de la segunda mayor vía de escape que existe en este momento en nuestro sistema tributario. Y eso que hemos mejorado bastante gracias a las dos subidas (2010 y 2012) de Montoro. En concreto, en 2015 la recaudación por IVA suponía el 6.5% de PIB. Estamos por delante de Italia e Irlanda -que son quienes menos recaudan- y hemos escalado dos posiciones respecto a siete años antes.

Sin embargo, los tipos reducidos hacen que se escapen 22.333 millones de euros.

recaudacion-ivaAlgo mejor van las cosas en Impuestos especiales, donde la recaudación es similar a la del resto de países de la Unión Europea, aunque en los hidrocarburos -dice FEDEA- hay todavía un gran ámbito de mejora.

Visto lo visto, el ivnestigador de Fedea, Ignacio Conde Ruiz, concluye que “la presión fiscal en España es baja comparada con la de nuestros socios”. En total, los beneficios fiscales rondan los 37.000 millones de euros. De ahí que abogan por su eliminación y mantener los tipos impositivos. De ese modo, “se aumentaría la recaudación de una forma eficiente”. Aunque asume que, lo idóneo, sería también bajar los tipos para mantener la recaudación de forma constante.

Comentarios