Desde que en noviembre de 2015 Car2go, la empresa de carsharing de Daimler con coches Smart fortwo, desembarcara en Madrid, han proliferado otras tres empresas semejantes que han tratado de hacerle sombra. Todas operan en el mismo radio y tienen precios muy parecidos pero, ¿cuáles son sus diferencias?, son pequeños matices, pero los hay.

Car2go fue la primera en llegar. Revolucionó el mercado en Madrid con los coches biplaza, que suponían una mayor facilidad de aparcamiento. Para poder utilizarlo basta con descargarse la app, introducir los datos personales, escanear el permiso de conducir y esperar a la validación del mismo. Antiguamente era necesario acudir a una autoescuela para que se validara el permiso, pero en noviembre de 2017 la organización vio la necesidad de simplificar el proceso y actualmente se hace a través del teléfono móvil.

El alta en el servicio tiene un coste de nueve euros, y el minuto cuesta 0,21 céntimos. El precio por cada kilómetro adicional si el usuario supera los 200 km es de 0,29 euros.  Además, está disponible las 24 horas del día y se puede reservar 20 minutos antes de la recogida. El pago se realizará desde el momento en que se abra la puerta del coche y su zona operativa se circunscribe dentro del perímetro de la M30.

Cómo el ‘carsharing’ llegó al aeropuerto de Madrid

La carrera con destino aeropuerto siempre ha sido uno de los destinos deseados de los taxistas. Se presuponía una larga distancia con una cuantiosa...

La empresa de carsharing tiene previsto ampliar su flota de vehículos en la capital el próximo mes de diciembre. En total prevén duplicar el servicio que ofrecen, ya que en la actualidad cuentan con entre 400 y 500 coches circulando por las calles de la capital, y el próximo mes llegarán hasta los 850 aproximadamente.

Además, como principal novedad, la empresa de coches eléctricos va a incorporar 300 vehículos de cuatro plazas, en concreto Smart Forfour, con lo que podrán competir con el resto de coches que ofrecen servicio por minutos.

Emov fue la segunda en llegar a Madrid. La compañía del grupo automovilístico francés PSA, Peugeot, Citroën, DS y Opel, con la española Eysa, cuenta con 600 vehículos y más de 200.000 usuarios. Son coches Citroën C-Zero, de cuatro plazas. El alta es idéntica a la de Car2go. El usuario ha de descargarse la app gratuitamente, escanear el permiso de conducir y abonar nueve euros. Actualmente existe un código promocional de alta por el cual los primeros 20 minutos son gratuitos.

El coste es de 25 céntimos al minuto, y hay una tarifa diaria de 69 euros. El vehículo se puede reservar durante 20 minutos, y el coste de la reserva es gratuito. El radio de operatividad excede el perímetro marcado por la M-30, hasta la zona noreste en Hortaleza, Las Tablas, Sanchinarro o Ventas. Los coches están asegurados a todo riesgo con franquicia y el Emov cargará al cliente el importe de la franquicia hasta un máximo de 500 euros, es decir, el usuario tendrá que abonar la diferencia de lo que sobrepase esa cuantía. Además ofrece la posibilidad de eliminar esta franquicia añadiendo 1 euros más. Al reservar y abrir el coche con la app, aparece una pregunta: ¿quieres añadir un euro adicional y eliminar la franquicia? de no ser así el usuario continuaría con la franquicia.

ZITY Y WIBLE NO COBRAN POR EL ALTA DEL SERVICIO

Ferrovial vio la alta demanda de este servicio y lanzó Zity a finales de 2017. Cuenta con 500 vehículos Renault Zeo distribuidos por la capital, que dan servicio en todo el radio de la M-30 y barrios aledaños como San Chinarro, Las Tablas, Hortaleza, Barrio de la Concepción, Quintana, Pueblo Nuevo y parte de Peñagrande y Mirasierra.

El alta es gratuita, y el proceso es similar a los anteriores: el usuario debe descargarse la app gratuitamente, escanear el permiso de conducir para su validación y enviar un selfie para comprobar que se trata de la misma persona. Con un máximo de 24 o 48 horas el carnet será validado y el usuario podrá usar los coches.

Los vehículos son de cinco plazas y el precio por minuto es de 0,26 céntimos. Además, existe la opción de una tarifa plana diaria con un precio de 66 euros. Se puede reservar durante 20 minutos. En caso de golpe o accidente, y que el cliente sea responsable del mismo, hay una franquicia hasta 90 euros.

Zity cuenta con el servicio Stand by que permite estacionar el coche sin perder la reserva. El coste es de 0,9 céntimos minutos, el tiempo que el coche esté parado. Además, ha firmado un convenio con el aparcacoches Valeet, mediante el cual el usuario puede llevar el coche al aeropuerto de Barajas y esperar a que un conductor recoja el vehículo (ya que no se puede estacionar porque está fuera de la zona perimétrica aceptada), y lo mismo para reservarlo a la vuelta de un viaje.

Wible ha sido el último en aterrizar en Madrid. El carsharing de Repsol se diferencia de los demás porque opera con coches híbridos enchufables de Kia, el modelo Kia Niro PHEV. Por ello tiene un radio más amplio de movimiento. Además de la almendra central se puede ir hasta Mirasierra, Las Tablas o Sanchinarro, el perímetro de Ciudad Universitaria o los barrios de Concepción y Quintana, y cuenta con tres bases ubicadas en Villaverde, Las Tablas y Pozuelo, en la Estación de Servicio de Repsol.

El alta se hace a través de la app, validando el carnet de conducir, los datos personales y una fotografía. El coche es cinco plazas y tiene un coste de 24 céntimos por minuto. La tarifa por días asciende a 50 euros. El alta es gratuita y se puede reservar 20 minutos antes. En caso de accidente o siniestro la empresa cobra 99 euros por gastos de gestión. El usuario paga por minuto y en ningún caso tendrá que cargar la batería ni repostar.

Comentarios