Telefónica ha presentado con pompa y boato un acuerdo de 15-20 millones por dos años con el Real Madrid que pese al ‘connecting’ que aparece en el nombre del acuerdo, en principio no tiene mucho que ver con tecnología y conectividad y se limita a acciones de marketing y publicidad, hospitality, eventos con jugadores y derechos de imagen.

El concepto de ‘connecting partner’ resulta especialmente confuso, ya que hablamos de una operadora de telecomunicaciones y uno podría pensar que ‘socio de conectividad’ implicaría algún tipo de iniciativa especial relacionada con este apartado. Desde la compañía confirmaron a merca2.es que en el momento actual de la relación no habrá nada específico en esa línea.

En realidad, la conectividad del estadio y su evolución forman parte de un acuerdo con Cisco que lleva en marcha más de una década, y Microsoft tiene otro pacto que le convierte en el partner tecnológico estratégico de los blancos, encargado de la transformación digital, plataformas de relación con los aficionados, servicios basados en big data y cloud computing y demás.

Una foto para Telefónica

Cuando los azules dicen que “pondrán a disposición del Real Madrid sus capacidades tecnológicas aplicadas al deporte, como ya ha hecho con otras disciplinas como el ciclismo o los deportes de nieve, gracias al análisis del big data, que se desarrolla, dentro de Telefónica, en la unidad denominada LUCA“, no quiere decir que vaya a haber un trabajo en este sentido, es básicamente una forma de recordar que la compañía tiene este tipo de servicios en el catálogo.

Telefónica, de hecho, ha tenido que darle vueltas y más vueltas al concepto de ‘connecting’ para hablar de cómo mediante este acuerdo “acompañará y ‘conectará’ a los más de 500 millones de aficionados y fans del Real Madrid de fútbol y de baloncesto con el día a día del club a través de diferentes actividades”. Vamos, que es una ‘conexión’ más emocional que de cables y antenas.

En la presentación, eso sí, todos los jugadores reconocieron su interés por Movistar+ o afirmaron contar ya con el servicio de televisión avanzado de la operadora.

El club del presidente

El presidente de Telefónica, que acaba de patrocinar al Real Madrid, durante la presentación de otro equipo español.Aunque para conexión emocional con el club, la que tiene su presidente, José María Álvarez-Pallete, con la casa blanca. Hombre de pocos excesos, más allá de su compromiso con el trabajo y con los maratones, el Real Madrid es también uno de ellos.

Si César Alierta hizo lo que pudo para apoyar al Zaragoza, a Pallete se le espera con el corazón entre los blancos, por más que la compañía ponga también dinero en el Barça, en Estudiantes o en la Federación (hasta después del Mundial del año próximo).

Álvarez-Pallete, todo un profesional, aguantó con entereza y promovió el acuerdo con el Barcelona en América Latina (por más dinero que el recién firmado con el Real Madrid, más de 13 milllones/año) en el marco de la compra de derechos para el continente. Se le veía más feliz en el Bernabéu: “Mis hijos volverán a hablarme”, bromeó con los periodistas.

Comentarios