vehículo de ocasión

El mercado de coches de segunda mano está viviendo un auge de sus ventas en los últimos años debido, en gran parte, al continuo encarecimiento de los vehículos nuevos y, en ocasiones, a un poder adquisitivo más limitado de la población que accede a este mercado. Es por esto que, en función del presupuesto que se maneje, acudir al mercado de ocasión puede llegar a ser una muy buena opción para acceder a un vehículo seminuevo, con garantía y que nos permita ahorrarnos unos cuantos miles de euros para invertir en otros asuntos.

No existe una respuesta a la pregunta de qué es mejor comprar, pues cada persona tiene una situación y unas necesidades diferentes, pero sí que podemos detallar unos pasos a seguir que nos permitirán conocer qué opción es la más recomendable para nosotros.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir entre usado o nuevo?

Presupuesto

Probablemente la razón principal que nos pueda dar una idea de lo que necesitamos sea nuestro presupuesto. Siempre será más económico acceder a los coches de ocasión en vez de a los vehículos nuevos, ya que estos pueden llegar a tener un precio muy superior, en función del estado del vehículo usado que nos interese. Además, el vehículo usado puede tener una equipación y extras con un alto valor en nuevo y que podemos disfrutar en el vehículo de segunda mano a un precio muy inferior. Debemos tener también en cuenta nuestra capacidad de financiación, pues no debemos pedir un préstamo que sepamos que no podremos devolver o que nos costará mucho tiempo y esfuerzo amortizar.

Frecuencia de cambio de vehículo

Si somos personas que tendemos a aguantar muchos años con nuestro vehículo, quizás sea más conveniente lanzarnos al mercado del vehículo nuevo en vez de al de los vehículos de ocasión, ya que, en general, es más fácil que un vehículo nuevo dure más años sin dar problemas que un vehículo usado, con unos años y un kilometraje en sus ruedas que, probablemente, nos vaya a durar menos tiempo. Si cambiamos de coche regularmente, el mercado de segunda mano puede resultar una mejor opción, ya que podremos ahorrar varios miles de euros y, además, acceder a vehículos con garantía y que, al igual que un coche nuevo, pueden satisfacer nuestras necesidades de movilidad.

El tipo de coche que buscamos

No es lo mismo buscar un modelo cuyas unidades son limitadas, que un modelo que tiene un mercado extenso de unidades de segunda mano. Debemos tener en cuenta qué es lo que nos interesa pues, si buscamos un modelo o unidad muy concretos, puede resultar más caro el vehículo usado y, en ese caso, el mercado de vehículos nuevos resultará una opción más satisfactoria. A día de hoy, la gente tiende a buscar coches compactos con motores económicos por lo que, en caso de buscar lo mismo, debemos tener en cuenta que el precio a pagar será un poco mayor. Es por esto, que si somos personas flexibles y no buscamos un modelo con un acabado en concreto, tendremos más posibilidades de encontrar unidades con precios competitivos en el mercado del vehículo de segunda mano.

El peligro de la falta de información

Uno de los problemas del mercado de automóviles de segunda mano es la información que podemos obtener sobre el estado del vehículo que nos interesa. Nunca podremos saber a ciencia cierta el trato que ha recibido, el número de averías que ha sufrido o si ha tenido algún accidente de importancia. Es cierto que podemos hacernos una idea con ciertos factores e informes, pero nunca sabremos cómo están de bien o mal cuidados. Por ello, es importante que el lugar donde compremos nuestro coche de segunda mano, ofrezca garantía y preferiblemente, que los vehículos estén peritados y certificados por empresas externas al propio concesionario.

Es por esto que, a la hora de adquirir un vehículo usado, debemos asumir que puede que el coche haya tenido algún problema, accidente o no haya recibido el trato más adecuado. Esto no significa que no debamos comprar coches de segunda mano. La diferencia de precio viene dada, en gran parte, por este riesgo, por la posibilidad que el coche no esté en perfectas condiciones o no vaya a durar tanto como un vehículo nuevo. Por eso, siempre que sea posible, debemos examinar bien el mercado para encontrar una unidad de segunda mano que tenga garantía. Toda la información adicional que podamos conseguir sobre ese coche en concreto, siempre será un punto a nuestro favor.

El mercado de vehículos de segunda mano no para de crecer debido a la, cada vez, más alta demanda de estos coches en cuestión. Pueden llegar a ser una excelente alternativa a los vehículos nuevos, permitiéndonos ahorrar un buen dinero y, al mismo tiempo, satisfaciendo nuestras necesidades de movilidad. Siempre que sepamos la vida que ha llevado el vehículo usado en cuestión, estaremos acertando con la compra de este.