jamón ibérico

El diputado de Ciudadanos Toni Cantó vuelve a la carga para denunciar el fraude en el sector del jamón ibérico. A través de una iniciativa parlamentaria, la formación naranja denuncia el engaño que sufre el consumidor ya que el Gobierno ha permitido la entrada en el Libro Genealógico de la Raza Ibérica de cientos de hembras reproductoras contaminadas con trazas genéticas de otra raza cuando debería ser únicamente para los animales ibéricos. De este cruce entre animales de diferentes razas sale un producto que se vende como jamón ibérico; pero en realidad no lo es al 100%.

La gestión de este libro corre a cuenta de la Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico (Aeceriber). Tiene su monopolio desde 1987, recibe subvenciones por parte del Gobierno y medio sector cuestiona su trabajo a la hora de hacer la vista gorda con el registro. Según la iniciativa parlamentaria de Ciudadanos, desde 2008 Aeceriber ha registrado 502.000 animales sin acreditar su parentesco y sin garantizar su genética al 100%de la raza ibérica. De ahí que exijan que se lleve a cabo pruebas de genética molecular (análisis del ADN) a la totalidad de las madres que conforman el fichero auxiliar.

¿Qué repercusión tiene para el sector? Los consumidores adquieren jamón ibérico de cerdos híbridos mezclados con otras razas, principalmente Duroc. Estos animales están alimentados a base de piensos. Los usuarios no lo saben, y compran atraídos en base a dos atractivos: precios más bajos a la raza pura y un etiquetado confuso. Estas etiquetas, además, vienen amparadas por la ambigua legislación –Real Decreto 4/2014– que no diferencia claramente entre producto y raza. Es jamón, sí; pero no es 100% ibérico.

coviran

Covirán retrasa el lanzamiento de su ‘ecommerce’

No todos los distribuidores ven una oportunidad de negocio en el canal online y más aquellos que se dedican a la alimentación. Tanto es...

“Para legalizar a estas más de 502.000 falsas madres reproductoras anotadas en el censo de la raza ibérica, Aeceriber acondicionó un fichero satélite (…). De esta manera, incumple los requisitos de la normativa comunitaria y estatal”. Asimismo, Ciudadanos solicita respuesta por escrito al Gobierno sobre la vulneración de los plazos establecidos por la normativa para la inscripción de las hembras reproductoras de prototipo racial en el Libro Genealógico del porcino ibérico y la reglamentación del Libro Genealógico de la Raza Ibérica.

Así, Toni Cantó, el diputado que ya ha denunciado esta situación en varias ocasiones, pide al Ejecutivo respuestas a través de preguntas como: ¿Ha puesto en marcha el Ministerio de Agricultura alguna medida correctora que impida la celebración de estos procesos de inscripción o considera el Gobierno que se está produciendo un engaño al consumidor?

Y así hasta un total de ocho preguntas incluidas en este documento presentado el pasado 4 de marzo. El mismo día en el que el presidente del Gobierno firmó el Real Decreto de disolución del Congreso y del Senado y de convocatoria de las elecciones generales del 28 de abril. Fuentes gubernamentales afirman que, una vez disueltas las Cortes, las iniciativas pendientes decaen, por lo que el Gobierno no contestará. Aun así, es una llamada de atención sobre el sector y sus prácticas.

MÁS INICIATIVAS PARLAMENTARIAS

Esta iniciativa se suma a otra presentada a finales de febrero por Ciudadanos en el Congreso de los Diputados. Cantó cuestionó las cifras de la montanera (la campaña de sacrificio, para un cerdo de bellota, que abarca desde el 15 de diciembre hasta el 31 de marzo). Así, basándose en los datos de la montanera de 2017/18 la cifra alcanzó los 729.573 animales sacrificados, un 1,8% más con respecto a la edición del ejercicio 2016/17 (716.000 sacrificios), según los datos de la Asociación Interprofesional del Cerdo ibérico (Asici). Datos que para la formación naranja son demasiado elevados.

“Las desfavorables condiciones climatológicas –generalizada falta de lluvias en las parcelas de engorde– padecidas a lo largo de todo el otoño del año 2017 y hasta bien entrado el invierno, del año 2018, provocaron una reducidísima producción de bellota, además de un pequeño tamaño”, indica el diputado en el escrito, quien añade que enfermedades de encinas y alcornoques, como el conocido cáncer de las dehesas, también afectan negativamente a la montanera.

Es por ello que desde Ciudadanos coinciden en lo que apunta parte del sector: “En una excepcional campaña de montanera (rebosante de bellotas y pasto) es materialmente imposible cebar a más de 500.000 animales y en las dos últimas, la escasa disponibilidad de bellota en las dehesas peninsulares reduce el número de cabezas hasta las 275.000 como cantidad máxima”.