Renfe
Denis Doyle/Bloomberg

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha presentado el nuevo ‘Plan Integral de Mejora del Núcleo de Cercanías de Madrid’ para el periodo 2018-2025 que abordará la modernización de la infraestructura ferroviaria, la incorporación de nuevo material rodante y construirá siete nuevas estaciones con una inversión de más de 5.000 millones de euros.

Entre las medidas que contempla el plan, destaca la construcción de nuevas estaciones (Imperial, Las Rejas, Recintos Feriales, Canillejas, Av. América, Alonso Martínez y La Tenería) y se reformarán total o parcialmente otras 88.

También se construirá un nuevo Eje Transversal (San Fernando de Henares-Príncipe Pío) para unir el noreste y el sureste metropolitano, conectando de manera más rápida y directa los corredores con mayor población.

Renfe

Renfe quiere blindar su monopolio en Cercanías hasta 2038

La compañía ferroviaria Renfe podría alargar hasta 2038 su contrato con Fomento para mantener el monopolio de estos servicios públicos.

La actuación más destacada será la renovación de la vía y la electrificación del túnel de Recoletos que conecta las estaciones de Atocha Cercanías y Madrid Chamartín, entre otras. Pero se contempla también la posible prolongación de líneas en función de la demanda, dotada de un presupuesto inicial de 297,6 millones de euros.

Elevadas incidencias

La inversión del plan está estimada en 5.089,8 millones de euros (IVA incluido), de los cuales 2.274,8 millones corresponderán a Adif y 2.815 millones a Renfe, y tiene por objetivo mejorar el servicio a los ciudadanos y reducir las incidencias.

En 2017, el servicio de Cercanías 5.998 incidencias, un 8,5% más que en 2012. La mayoría de estas por averías en el sistema de detención del tren o de señales, problemas de bloqueos o rotura de carril, entre otras.

Por otro lado, con el objetivo de imprimir la máxima urgencia a las acciones del plan global, se ha diseñado un Plan de Acción Urgente para el periodo 2018-2019 dotado con 580 millones de euros (IVA incluido). De esta cantidad, las principales partidas irán destinadas a la compra de nuevos trenes (243,5 millones) y a la actualización de la flota actual (81 millones), así como a la renovación y modernización de infraestructuras (200 millones) y a la intervención inmediata en estaciones (45,8 millones), entre otras medidas.