BCE
Mario Draghi, presidente del BCE. Foto: Jasper Juinen/Bloomberg

Llegó la reunión mensual, cargada de expectativas sobre los comentarios de Mario Draghi, en un entorno de datos comunitarios débiles, inflación en alza contenida con el aliciente de incertidumbres políticas y riesgos relacionados con el comercio internacional.

En la rueda de prensa el presidente del BCE dio a conocer los nuevos datos y  la previsión de crecimiento para la eurozona en 2019. En este sentido todo parece indicar que los  nuevos estímulos  contrarrestan el impacto de las nuevas condiciones crediticias en un momento en el que la actividad empresarial (PYMES)  está debilitándose

En concreto parece que se va a llevar a cabo un nuevo programa de liquidez condicionada (TLTRO),  ya que los actuales préstamos concedidos por el BCE a la banca (unos 380.000 millones de euros) vencerán en junio de 2020. Y todo parece indicar que esa es la nueva fecha prevista para la primera subida de tipos del 0,25%.

¿Qué es un TLTRO y qué diferencia hay con un LTRO?

TLTRO: (Targeted Longer-Term Refinancing Operations) Son préstamos condicionados a largo plazo. Tienen un tipo de interés muy reducido y su objetivo es mejorar el crédito al sector privado no financiero (PYMES), para que llegue el crédito a las familias y empresas.

LTRO: (Long-Term Refinancing Operations) En este caso no hay un objetivo concreto, directamente el crédito llega a las entidades financieras y al no estar condicionado, no hay garantías de que estos préstamos lleguen a las PYMES y las familias

En este sentido el entramado inversor, debe confiar en una subida de tipos en 2020, dadas las últimas revisiones a la baja de las perspectivas de crecimiento de la zona euro. Además los mercados ya empiezan a descontar esta circunstancia y los principales beneficiados ven subir sus cotizaciones.

Todo parece indicar que no habrá cambios respecto a las tasas de interés y otras políticas a pesar de la especulación del mercado sobre la posibilidad de un aumento técnico (temporal) de las tasas para contrarrestar los efectos secundarios de las tasas negativas en las entidades financieras. El consenso de expertos parece indicar una estimación de crecimiento del 1,7% para 2019 y 2020, versus el 0,25% de los datos del BCE, mientras que para el IPC se espera un recorte para estos mismos plazos.

Darío García, analista de XTB