Carles Puigdemont
Pau Barrena/Bloomberg

El Ejecutivo presidido por Carles Puigdemont ideó un plan para recaudar las cotizaciones de los catalanes tras la Declaración Unilateral de Independencia (DIU), que se llamaría Agencia Catalana de Protección Social (ACPS), según publica El Confidencial. La Guardia Civil descubrió la documentación sobre el ambicioso plan en el marco de investigación de la ‘Operación Anubis’.

La estrategia estaba basada en lograr “una ruptura pactada con el Estado” para que fuese la Generalitat el organismo controlador de la parte de la caja de la Seguridad Social de los trabajadores, desempleados y pensionistas catalanes. A partir de entonces, las empresas de la región deberían depositar directamente las cotizaciones de sus empleados en la S.S. de la nueva república para que ésta gestionase los pagos correspondientes.

Un proyecto mantenido en secreto durante meses. Gestionado por el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia de la Generalitat, dirigido por Dolors Bassa, que implica a las consultoras tecnológicas IBM y Deolitte, que habrían colaborado en la ideación del sistema de recaudación. El Confidencial revela que Deloitte recibiría el importe de 197.508,50 euros IVA incluido por el servicio prestado, tal y como figura en los documentos escritos a mano por el responsable del Programa de Transformación Digital de la Protección Social, David Franco. La Guardia Civil no ha confirmado que dicha cantidad se abonase finalmente.

Turismo España

El turismo en Cataluña sigue en caída libre y cierra el año en negativo

La inestabilidad catalana se posiciona como una de las principales causas para justificar los datos del sector turístico español al cierre del 2018. La...

Las dos tecnológicas no son las únicas. El centro de procesamiento de datos (CPD) se encargó a Hewlett Packard (HP), cuya función era la de almacenar la información y garantizar la efectividad de la agencia. El CPD debía gestionar gran cantidad de datos de afiliados (unos 300.000), además de empresas, jubilados y trabajadores públicos. El número de trabajadores que ingresarían en la nueva institución era de 400, quienes también debían tener acceso al servicio de HP. La tecnológica estadounidense cobraría por el CPD 1.471.247 euros en 2017 y otros 2.357.561 euros en 2018.

EL PROYECTO FRUSTRADO

Puigdemont y su equipo se concentraron en este proyecto, y la prueba de ellos está en los nombres que figuran en los documentos e investigaciones policiales. Uno de los relevantes en el caso es Josué Sallent, conocido como el hombre de Junqueras y detenido en la ‘Operación Anubis’. Su cometido principal era la creación de las “estructuras” del nuevo Estado en formación y la Agencia Catalana de Protección social fue uno de los proyectos supervisados por él.

El nuevo sistema tenía que empezar a funcionar en julio de 2017 y desarrollarse hasta enero del presente año. Dicho desarrollo estaba asignado de IBM, pero también de Itteria (consultora catalana). Su cometido era regular una competencia que legalmente es exclusiva de la Administración Central.