Carlos Torres, CEO de BBVA. Foto: Angel Navarrete / Bloomberg

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, ha pronosticado un futuro en el que las entidades financieras serán “bancos de datos” donde con el consentimiento de los clientes y la ayuda de la tecnología les ofrecerán las mejores oportunidades no solo financieras.

La situación macroeconómica europea, con tipos de interés muy bajos y grandes retos regulatorios, han puesto en duda el modelo de negocio tradicional de los bancos. Hasta ahora, se vinculaba a resolver problemas de tener el dinero guardado e intermediarlo. “Seguiremos haciéndolo”, ha afirmado Torres, “pero tenemos un campo más importante: ayudarles a tomar mejores decisiones con su dinero más alineadas en función de lo que quieren”. “La tecnología nos lo permite”, ha apuntillado.

En este ámbito, la transformación del sector es una necesidad de viabilidad. De ahí que Carlos Torres haya afirmado que “tenemos que evolucionar y transformar el negocio gracias a la tecnología para enfocarnos en el cliente y darles un valor añadido“. La clave para el directivo se encuentra en los datos y aplicar tecnología sobre ellos.

Unicaja

Unicaja y Liberbank acercan posturas para una fusión

El mapa bancario español sigue redibujando su futuro. Así, desde hace meses, la posibilidad de que Unicaja y Liberbank unieran sus caminos era una...

“Creemos que el cliente tiene que decidir quién tiene acceso a sus datos transaccionales para usarlos en su beneficio”, ha declarado Carlos Torres en el marco del 14º Encuentro del Sector Bancario celebrado organizado por IESE en colaboración con EY esta mañana. El consejero delegado de BBVA ha insistido en que “los datos pueden ser una ventaja competitiva y una oportunidad gigante para acceder a más información“. Eso sí, todos los sectores deberían trabajar bajo las mismas normas regulatorias.

El acceso a los datos tiene que basarse en el consentimiento, que depende de la confianza. “Somos un negocio donde la confianza del clientes es la clave y una parte de la sociedad no reconoce el impacto positivo de la banca”, ha reconocido Torres. Gestionar los consentimientos para manejar los datos creará oportunidades de negocio para terceros y el directivo ha estimado que “los bancos estamos bien posicionados”. De ahí la conclusión de que las entidades financieras puedan convertirse en “bancos de datos”.

El consejero delegado de BBVA ha nombrado a los gigantes chinos Tencent y Alibaba como ejemplos de confluencia de sectores. Ambas empresas combinan los envíos, con el ecommerce y hasta los productos financieros (pagos, créditos, inversión, seguros, etc.). “En la medida en que el valor añadido está en el insight de los datos, todos vamos a competir”, ha explicado.

BBVA ha duplicado las interacciones con sus clientes desde 2016. Ese tráfico puede resultar útil para terceros. De ahí que Carlos Torres haya abierto la puerta a “conectarnos a través de apis para integrar otros productos en ecosistemas de terceros”.

 LA TRANSFORMACIÓN DE BBVA

Carlos Torres ha sido uno de los mayores artífices de la transformación digital y cultural que está viviendo BBVA. El foco en el cliente y la ayuda de la tecnología para facilitar la vida financiera de los consumidores en un mantra que se está incluyendo en el ADN de la entidad.

El banco vasco se ha centrado en tres ideas para su transformación:

1.- El cliente es lo primero. Esto incluye ser “transparentes, empáticos y resolutivos”.

2.- Pensar a lo grande. Carlos Torres ha indicado en este sentido que “queremos ser ambiciosos y romper moldes para forzar el cambio”.

3.- Somos un solo equipo. “Los silos tradicionales funcionales son muy poco funcionales; la globalidad, un valor”, ha especificado el consejero delegado.

Transformación cultural es vivir en los valores del banco y luego ser agile“, ha resumido el consejero delegado de BBVA. La entidad está trabajando en este concepto desde hace más de cuatro años. Consiste en trabajar en pequeños equipos que disponen de autonomía para cumplir un objetivo en periodos de tres meses. “Vamos a terminar 2018 con más de 30.000 personas trabajando en agile”, ha concluido.