CaixaBank Madrid

Tras siete reuniones entre CaixaBank y los sindicatos, los avances en la negociación del ERE que dejaría a 2.157 empleados en la calle se están enquistando hasta tal punto de que los representantes de los trabajadores ya barajan la idea de movilizaciones y paros.

La última tuvo lugar este jueves 21 de febrero. El banco ha mejorado “escasamente” su propuesta, según UGT. En concreto, ha subido los porcentajes indemnizatorios de los trabajadores nacidos en 1961 y anteriores. Además, ha renunciado a la ampliación del horario de invierno más allá de lo que establece el convenio y ha fijado tasa las oficinas S1 (oficinas unipersonales en localidades rurales) en 515.

Después de dos meses de negociaciones supone “una pequeña tontería”, ha expuesto la vicepresidenta y secretaria de Comunicación del Sindicato de Empleados de CaixaBank (SECB), Begoña Peiró. “Estamos en un momento bastante enroscado”, ha añadido. De hecho, el SECB se ha levantado de las dos últimas mesas. Además, “siguen queriendo aplicar la movilidad geográfica provincial forzosa”.

DekaBank

El gigante alemán DekaBank reduce su inversión en la banca española

La centenaria firma de valores alemana DekaBank, segundo mayor banco por activos del país, ha reorganizado recientemente sus inversiones en los bancos españoles que...

Por tanto, los sindicatos ya están empezando a plantearse movilizaciones de la plantilla. Mientras se celebraba la séptima reunión, CCOO inició las primeras concentraciones en las sedes que Caixabank tiene en varias ciudades españolas. El sindicato obrero ha anunciado que “seguirá realizando ‘indignAcciones’ si la negociación sigue en los mismos términos en los que la dirección se obstina en mantenerse desde el inicio del proceso”.

El SECB ha reconocido que “hay mucha inquietud y mucho malestar en la plantilla”. “Si los empleados lo demandan y la empresa no cambia de opinión, algo habrá que hacer”, ha dicho Begoña Peiró. De ahí que desde el SECB se esté trabajando en la unión sindical para “hacer manifestaciones todos juntos, arrastrar más a los trabajadores y ser más fuertes”. Idea en la que coincide UGT. “Es hora de que toda la representación laboral aborde esta negociación unida”, ha exigido la unión.

Además, no hay una fecha concreta para cerrar el acuerdo. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, afirmó durante la presentación de los resultados anuales de 2018 que se dejarían la piel para alcanzar “lo antes posible” un acuerdo con los sindicatos. La fecha estimada por la entidad es “finales de marzo”. “La semana pasada, el representante del bufete de abogados se despachó diciendo que quedaban dos reuniones más de este periodo informal y luego comenzaría el periodo de consultas (30 días), con lo que nos iríamos al 30 de marzo como la empresa decía”, ha declarado Begoña Peiró. Sin embargo, en la última mesa de negociación “no han dicho nada”. “No creo que se vaya mucho más allá de abril; tampoco podemos estar con esta negociación eternamente”, ha considerado la vicepresidenta del SECB.

La próxima reunión se celebrará el jueves 28 de febrero. Fuentes oficiales del banco consultadas por MERCA2 han declinado comentar la situación. “No estamos haciendo declaraciones desde que ha empezado este tema”, se han limitado a contestar.

EL ERE DE CAIXABANK, UN SINSENTIDO PARA LOS SINDICATOS

El consejero delgado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, presentó el plan estratégico 2019-2021 el 27 de noviembre en Londres. Entre los grandes números dejó caer que la entidad reducirá en este periodo 821 oficinas urbanas, lo que representa un 18% de su red actual. El ERE fue comunicado oficialmente a los sindicatos el 4 de enero. Desde entonces, las posturas más que acercarse no han dejado de generar unas tensiones que están cerca de romper la cuerda.

La sorpresa entre los trabajadores llegó desde el primer momento. “No entendemos por qué ahora, con estos resultados… No tiene ningún sentido”, ha afirmado la vicepresidenta y secretaria del SECB. La entidad con sede en Valencia obtuvo un beneficio de 1.985 millones de euros en 2018, lo que representa una mejora del 17,8% con respecto a 2017.

Una de las principales claves reside en la voluntariedad de los empleados para acogerse al ERE. Los sindicatos luchan porque así sea, como en anteriores ocasiones. El banco también, pero si las bajas voluntarias no alcanzan el número previsto (2.157 personas, que representan el 6,75% de la plantilla), ha comunicado a los representantes de los trabajadores que se aplicarán medidas forzosas. “La dirección debe entender que el primer paso para avanzar pasa por retirar de la negociación todas las medidas forzosas que tienen planteadas, tanto las extinciones de contrato como las movilidades”, ha destacado CCOO.

Otro punto que ha sorprendido a los sindicatos ha sido que CaixaBank contratara al bufete de abogados Sagardoy para la negociación del ERE. “En esta empresa ha habido un gran espíritu negociador con los sindicatos siempre y siempre ha llegado a buenos acuerdos”, ha reconocido la vicepresidenta de SECB. Por ese motivo, “nos choca muchísimo”. Es más, “la voz cantante la llevan los abogados”, lo que “está tensando mucho las relaciones en la mesa negociadora”.