CaixaBank
Foto: Ángel García/Bloomberg.

CaixaBank estudia la apertura de una filial de CaixaBank Consumer Finance en Portugal, tal y como ha declarado el CEO de BPI, Pablo Forero, en una entrevista publicada en el medio local O Jornal Económico.

El director ejecutivo de BPI, entidad de la que CaixaBank tiene el 94,5% de su capital, ha explicado que este movimiento ayudará al banco portugués a enfocarse en su principal actividad bancaria aunque ha descartado hablar de plazos. “CaixaBank es uno de los bancos más agresivos en crédito al consumo en España y en Portugal BPI tiene una cultura muy conservadora cuando se trata de la concesión de crédito”, ha explicado.

“No hay ninguna intención de transformar el BPI en una sucursal; somos 5.000 personas y servimos a más de 1,5 millones de clientes – familias y empresas – a través de una oferta centrada en créditos, depósitos, fondos de inversión y seguros”, ha especificado Pablo Forero en O Jornal Económico.

Santander Totta

Banco Santander hace limpieza en Portugal

Banco Santander sigue soltando lastre inmobiliario de su balance y está inmerso en una operación para vender un paquete de préstamos dudosos de Santander...

BPI ha aumentado su cartera de crédito al consumo. En el primer trimestre de 2018, el crédito al consumo para particulares, tarjetas de crédito y financiación subió un 4 % frente a diciembre de 2017, pasando de 1.196 millones de euros a 1.244 millones.

La semana pasada, CaixaBank invirtió casi cinco millones de euros para aumentar su participación en el banco portugués del 84,5 % al 94,5 % de su capital. En la operación compró casi 3,5 millones de acciones a un precio de 1,45 euros por título. La relación de la entidad catalana con la portuguesa viene de lejos. Desde 1995 mantenía una participación minoritaria, que ha ido aumentando hasta el punto de lanzar con éxito una OPA en 2017.

El banco portugués presentó un beneficio de 10,2 millones de euros en 2017, un 96,7 % inferior al mismo periodo del año anterior, debido al impacto que supuso la venta de una participación del 2 % del capital del Banco de Fomento de Angola (BFA). Esta operación penalizó, según la información remitida por BPI a la Comisión del Mercado de Valores lusa (CMVM), penalizó las cuentas en 212 millones de euros.

Comentarios