Foto: Qilai Shen para Bloomberg.

BMW gastará 4.100 millones de dólares (más de 3.500 millones de euros) para asegurar el control de su empresa conjunta china. Un acuerdo que permitirá a la compañía automovilística alemana obtener más ganancias del mercado más grande del mundo y posiblemente estimular movimientos similares de sus rivales.

El acuerdo con Brilliance China Automotive convierte a BMW en el primer fabricante de automóviles en aprovechar la nueva política de China, que permite que las empresas extranjeras tomen el control mayoritario de sus asociaciones locales. El fabricante aumentará su participan hasta el 75% de la empresa conjunta con Brilliance, frente al 50% actual.

Este movimiento le da a BMW una mayor participación en su negocio en China y le permite obtener más ganancias del mercado chino. China es un foco clave para todas las principales compañías automovilísticas, aunque las ventas de vehículos de lujo han disminuido a medida que la guerra comercial con Estados Unidos frena la demanda de los consumidores. El pacto ayudará a BMW a disminuir el impacto de los aranceles impuestos en la lucha comercial, ya que ahora planea aumentar la capacidad de fabricación en China y ampliar la producción local de modelos, incluidos vehículos eléctricos.

Daimler

Daimler estudia lanzar una firma de ‘carsharing’ en China junto con Geely

El consorcio automovilístico Daimler, matriz de Mercedes-Benz, estaría trabajando con su mayor inversor Geely para lanzar una empresa conjunta de 'carsharing' en China, enfrentándose...

“Vemos esto como un logro estratégico que cambia el juego”, ha explicado el analista de Evercore ISI, Arndt Ellinghorst. “Esto hará que BMW sea más ágil, más grande y menos volátil”, ha añadido.

ELIMINANDO RESTRICCIONES

Este anuncio muestra que el gobierno de China está cumpliendo su promesa de abrir la economía a la propiedad extranjera después de la regla de empresa conjunta de 50:50 que ha restringido el acceso de las marcas globales al mercado durante décadas.

Hasta ahora, la propiedad de los fabricantes de automóviles extranjeros en empresas chinas se ha limitado al 50%. China informó en abril que eliminaría el límite para las empresas de vehículos eléctricos este año. Para los vehículos comerciales, el límite se eliminará en 2020 y el de los turismos finalizará en 2022. Por ello, acuerdo de BMW se completará en 2022.

El cambio de política también brinda a los fabricantes de automóvile, como Daimler y Volkswagen, la oportunidad de obtener un mayor control sobre sus negocios en China. El mercado de vehículos más grande del mundo se está convirtiendo rápidamente en un importante centro de desarrollo y producción para vehículos híbridos y eléctricos, según ha afirmado BMW.

“La estrategia correcta es tener siempre un socio en China para conocer mejor el país y desarrollar cosas juntos. Lo veo como una asociación a largo plazo, aunque ahora tenemos la participación mayoritaria”, ha señalado el presidente ejecutivo de BMW, Harald Krueger, en una entrevista en Bloomberg TV.

Por Bloomberg News

 

Comentarios