Ikea se ha convertido en la tienda de muebles favorita de la mayoría de la población. ¿Por qué? Pues porque ofrecen muebles modernos a un precio bastante asequible. El gigante sueco, además, garantiza una buena calidad en sus productos, pero, ¿Es esto cierto? ¿Tienen calidad los muebles y productos comprados en este establecimiento? Vamos a conocer las trampas al comprar en Ikea. Verás como no todo es tan bonito como lo pintan.

Es verdad que algunos de sus productos no están mal por el precio que tiene, como las mesas auxiliares por apenas 10 euros, pero también es cierto que es mejor dejar esta tienda de muebles para pequeños detalles y no para la casa entera, si lo que quieres es que te dure para siempre, claro está. Si prefieres ir cambiando a menudo, entonces Ikea es tu mejor opción.

Los muebles cojos

Al comprar las mesas del comedor, que fueron seis en total, nos dimos cuenta de que todas estaban cojas. No una ni dos. Sino las seis. Volvimos a desmontarlas, las montamos y seguía cojas. Vino otra persona a montarlas (que puede que el fallo sea de nosotros, claro está, y por eso le pedimos el favor a otra persona) y, sorpresa, las sillas seguían cojas.

El caso es que hace unos meses tuvimos una experiencia similar con una mesa de escritorio. También estaba coja. ¿Quiere decir esto que todos los muebles del establecimiento, o la menos la mayoría, están cojos? Sabemos que la calidad no es la mejor, pero tampoco es que te regalen los muebles, ¿No es cierto?