fintech

Ocurrió en noviembre de 2017. Allfunds Bank, propiedad del fondo de capital riesgo estadounidense Hellman & Friedman, adquiría la fintech española Finametrix. “Hacen el 10% de las operaciones de fondos de inversión en todo el mundo por lo que es el principal distribuidor de fondos. En dos semanas nos hicieron una oferta y llegamos a un acuerdo. Es un claro caso de integración entre fintech y banca”, asegura Salvador Mas, CEO de Finametrix. Lo destacable de la operación es que ambas compañías ofrecerán los servicios de manera conjunta, aunque cada una de ellas seguirá teniendo sus propios clientes.

Este es un claro ejemplo de cómo, de aquí en adelante, veremos estrechar lazos de unión entre fintech y bancos, matrimonios de conveniencia de cuyo compromiso se beneficiarán ambas partes. “La idea de que los bancos van a desaparecer está fracasada. Todas las entidades van a colaborar para así poder continuar”, añade Salvador Más.

Ricardo Sánchez, CEO de Clicksurance, cree que en el futuro “habrá una mayor simbiosis entre peces grandes y pequeños”. Es decir, entre entidades financieras y fintech o insurtech. “El problema en la actualidad es que el periodo medio para cerrar la colaboración puede ser de doce meses”, indica Rodrigo García de la Cruz, presidente de la AEFI (Asociación Española de Fintech e Insurtech). A los que hay que añadir otros doce meses hasta que se consigue la integración.

Los españoles estamos acostumbrados a la lentitud y ese es un factor poco competitivo en la actualidad

“La velocidad es esencial. Si la oferta que nos hicieron no hubiera sido firme en un plazo de dos meses seguramente no la hubiéramos aceptado. Los españoles estamos acostumbrados a la lentitud y ese es un factor poco competitivo”, subraya el CEO de Finametrix. Y el presidente de la AEFI matiza: “Hay que ser disruptivos. Esa disrupción no se produce tanto en España porque no se nos permite por parte de los reguladores. Entonces vendrán de fuera con una licencia y ocuparán el espacio”.

Feeling entre fintech y bancos

En la actualidad, la aparición de las fintech está suponiendo una revitalización de la experiencia del cliente en el ámbito de los servicios financieros. Esta es una de las principales conclusiones del World Fintech Report 2018 elaborado por Capgemini y LinkedIn en colaboración con Efma. “La colaboración es inexorable y fundamental”, mantiene Pedro Iruela, vicepresidente de Cap Gemini España.

En dicho estudio se pone de relieve que España es el quinto país del mundo que consume productos fintech e insurtech. También que el 91% de las entidades financieras están dispuestas a colaborar con las fintech, y que el 75% de las fintech buscan esa colaboración con los bancos. ¿Por qué? Por un lado, los bancos es la tradicional fuente de acceso al capital y generan confianza. “Los clientes siguen siendo fieles a los bancos. Por ahora”, matiza Salvador Más. También llevan en la ‘sangre’ la gestión de riesgos, las infraestructuras, y la experiencia en el ámbito regulatorio. Por otro, las fintech ofrecen experiencia en la gestión de servicios al cliente, innovación y agilidad.

La apuesta tecnológica de BBVA o Santander que funde trabajadores

BBVA, Santander y la banca están inmersos en una carrera por la tecnología en la que sus plantillas se verán recortadas de forma drástica

“Bancos y seguros tienen muchos productos, todo lo que necesito”, indica Elias Ghanem, vicepresidente responsable Fintech de Capgemini para Europa Continental. Y añade: “Las fintech ofrecen un solo servicio”.

Según un estudio de Bain & Co, los bancos tradicionales apenas han aumentado su base de clientes desde 2015. Otro informe, hecho por Finextra, pone de manifiesto que si Amazon lanzara Amazon Bank, en cinco años podría conseguir la friolera de 70 millones de clientes.

“Las startup han redefinido la experiencia del cliente. La mejor oportunidad pasa por una colaboración simbiótica basada en el modelo de asociación adecuado”, sintetiza Elias Ghanem. Un camino en el que una gran parte de las fintech fracasarán por la falta de escalabilidad. Las entidades financieras, por su parte, están reaccionando adoptando técnicas de las fintech en cuanto a operaciones y estrategias.

El cliente, que una vez más es quien tiene la razón, lo que pide y lo que busca es una mayor personalización: que el banco le diga lo que necesita, mejor velocidad del servicio, interacción intuitiva, mejor funcionalidad y visión proactiva. “Las tecnologías emergentes como las fintech o las insurtech mejoran la eficiencia y la agilidad de las empresas más tradicionales permitiendo experiencias más rápidas, convenientes y sencillas”, concluye Elias Ghanem.

Comentarios