Banca March Madrid

La elevada protección del Ayuntamiento de Madrid sobre uno de los edificios de la madrileña sede de Banca March en la calle Núñez de Balboa es la piedra en el zapato de una remodelación global de la red de centros del banco que inició en 2015 y supondrá una inversión estimada de 80 millones de euros.

La parcela que ocupa la oficina central de Banca March cuenta con tres edificios y un enorme patio central, cuyo uso desea integrar en el día a día de los empleados. La sede de la Fundación Juan March no van a cambiarla. El palacio, denominado “edificio verde”, está reformado atendiendo a las casuísticas del propio local por lo que no se pudo implementar la marca como en otros centros renovados. En el “edificio gris”, que a priori debería estar menos protegido, es donde el banco está encontrando más problemas para su adaptación a la nueva filosofía de la marca. “Hemos descubierto a nivel de Ayuntamiento que tiene una protección muy elevada, pero es cuestión de luchar por esa licencia, que lo conseguiremos”, explica la directora de Marca e Inmuebles de la entidad, Sonia Colino.

El banco llevó a cabo una revisión estratégica de la marca en 2014. Fruto de la nueva filosofía basada en personas y valores, estudió el modelo de oficina de la entidad y propuso una nueva imagen corporativa tanto para el exterior como para el interior. “Cuando un cliente viene a nuestra oficina no quiere que le envíes a un córner tecnológico ni que le acompañes a hacer sus operaciones; quiere sentarse, contarte cuáles son sus preocupaciones y recibir asesoramiento”, aclara Sonia Colino.

Sin fecha prevista de finalización, Banca March quiere llegar a la remodelación del 100% de su red, compuesta por 162 ubicaciones repartidas entre Baleares, Madrid, País Vasco, Cataluña, Levante, Andalucía, La Rioja, Zaragoza y Canarias. El plan incluye renovación de algunos centros y nuevas ubicaciones. El proyecto comenzó con tres oficinas piloto en 2015 (una de ellas la que tiene en la calle General Perón de Madrid). El año pasado abordaron doce oficinas (cinco en su misma ubicación y siete en una nueva) y el banco espera terminar acometiendo unas 50 sucursales en 2019. “La idea era haber llegado a las 62, que no lo descartamos, pero las que están pendientes no hemos encontrado local”, declara Sonia Colino.

Banca March prefiere comprar los locales, pero en ciudades como Madrid o Valencia está costando encontrar los idóneos. “Al final no es una cuestión de precio (no porque vayamos con un presupuesto ilimitado), sino de ubicación, presencia y los metros cuadrados que queremos”, indica la directora de Marca e Inmuebles. Dentro del Plan Estratégico 2017-2019, el banco ha realizado aperturas en tres ciudades donde no se encontraba antes: Pozuelo de Alarcón (2017), Sevilla (2018) y ahora está buscando en Pamplona un local para abrir en 2019. “La plantilla crece, el resultado también crece… con lo cual el concepto como banco también es el crecimiento”, expone la directiva.

NUEVOS CENTROS DE BANCA MARCH EN MADRID

Banca March ha adquirido un local comercial en un nuevo edificio levantado en la calle Juan Bravo 3 de Madrid. En él reubicará la oficina central de la capital (hasta ahora en Núñez de Balboa), con todo lo que es banca comercial y privada además del staff de la territorial. Trabajarán en la nueva sede en torno a 30 trabajadores. “Con la salida a Juan Bravo de este equipo de personas, tenemos pensado acometer toda la reforma integral de Núñez de Balboa”, ilustra Sonia Colino.

Además de la nueva oficina central de Madrid, “si todo va bien” el centro de Paseo de la Habana se trasladará al local del edificio ubicado en el Paseo de la Castellana 89, propiedad de Corporación Financiera Alba (cuyo accionista mayoritario es la propia Banca March). “Debemos esperar a que los contratos finalicen y poder acometer la oficina”, explica la directora de Marca e Inmuebles.

Mientras todos los bancos siguen reduciendo oficinas y empleados, Banca March hace lo contrario. En 2018 la plantilla creció en 100 personas y hay previstas 60 incorporaciones en 2019. “Los centros nuevos se abren con una sobrecapacidad en personas con el objetivo de ser un centro de excelencia, mejores prácticas y formación de los profesionales”, indica Sonia Colino. Se trata del Programa de Talento del banco. “Seguimos con una cultura muy arraigada en las personas y la idea es captar talento muy joven, dar la oportunidad de ver si creen en la cultura del banco, del proyecto, si comparten nuestros valores y filosofía, y si lo son darles las herramientas y capacidades para crecer dentro de la entidad”, ahonda. Este grupo de talentos se integra en todas las áreas del banco.

BANCA MARCH, LA ÚLTIMA TECNOLOGÍA PARA LAS PERSONAS

“Queremos que cuando el cliente entre en la oficina no venga a un entorno digital, sino a uno donde se encuentre cómodo, que nos pueda hablar con libertad, con salas donde poder dar un asesoramiento confidencial y sin interrupciones”, afirma Sonia Colino. Para ello, utiliza el mismo mobiliario, maderas y materiales muy nobles, el cristal, líneas marcadas y siempre arte. El banco trata de trabajar el arte con la ubicación del centro. Todo ello dentro de la estrategia de asesoramiento personal, un servicio único, diferencial y de calidad al cliente.

Banca March oficina

Para lograrlo, el banco ha realizado una transformación tecnológica transversal. En el trienio 2018-2020, Banca March cuenta con un presupuesto de inversión de 75 millones de euros en tecnología. “Lo que buscamos en nuestras oficinas con una tecnología de última generación es que facilite el trabajo al propio gestor y al cliente, evitar el uso del papel y ofrecer una experiencia diferente”, dice Sonia Colino. Es más, la entidad mallorquina lanzará nuevas herramientas digitales en breve.