Acaba de cumplir 71 años José Luis Moreno, cuya vida ajetreada daría para varias novelas. Este mítico productor alcanzó el estrellato en los años setenta como uno de los ventrílocuos más afamados: Rockefeller, Monchito y Macario hacían las delicias del personal. Pero a mediados de los noventa esta labor quedó aparcada y se refugió en la producción televisiva de galas de variedades y series cómicas.

Así llegaron ‘Noche de fiesta’, ‘Escenas de matrimonio’, ‘Aquí no hay quien viva’ o ‘La que se avecina’. Pero esta catarata de éxitos con mayúsculas no ha estado acompañada por una buena reputación. Porque la sombra de los escándalos parece perseguir a Moreno, dice él que por envidia y ganas de notoriedad de terceros.

Mucha envidia y muchas ganas de notoriedad tienen que tener para hundir la imagen de un empresario cuyas menciones en cualquier hemeroteca son síntoma, al menos en los últimos tiempos, de polémica: imputado por el Palma Arena, denunciado por el actor Joel Angelino por acoso sexual, expulsado por el Ayuntamiento de Valencia de la gestión del Teatre el Musical, lastimado por la decisión de Mediaset de dejarle sin la facturación de ‘La que se avecina’, denunciado por tener a algunas estrellas sin contrato (el caso de los actores que interpretaban a Pepa y Avelino en las “matrimoniadas”) y acusado de inventarse su currículum (donde se dice que tiene tres carreras, una docena de idiomas, fue tenor en ópera, escribió 25 libros que están descatalogados y ejerció de neurocirujano).

El caos de la industria audiovisual catalana: Roures quiere dirigir TV3

Jordi Évole invitaba a Mercedes Milá a visitar los míticos Estudios Miramar, lugar desde donde la comunicadora catalana se dio a conocer en una...

Sin embargo, Moreno no admite errores y en declaraciones a El Mundo explicó que existe una campaña de desprestigio contra su persona: “Es que es mi vida lo que hago. El único problema es que hay una pequeña parte, pequeñísima parte, que es gente de tercera… Es gente que no va a seguir trabajando conmigo… O que están ansiosos o porque quieren ser notorios y dan la lata. Pero eso es porque soy yo. Tú date cuenta de la cantidad de problemas laborales que hay en todas las empresas. Si yo no pagara, yo no los tendría. Si no te pagan, tú no trabajas con ellos la segunda vez. Luego, vienen más tribunales, más esperas, más certificados… Y no vuelven a trabajar conmigo”.

Tampoco volverán a trabajar con él, en este caso por decisión propia, el cantante Miguel Poveda, que le ha llevado a los tribunales por no pagarle dos actuaciones en sendas galas de fin de año, o la periodista Karmele Marchante, que afirmó le tiró una copa a la cara en una fiesta por una deuda.

Existen decenas de testimonios publicados contando las supuestas miserias de Moreno, aunque lo que se cuenta off the record es incluso peor. Esta mala fama, seguramente injustificada, no impidió que TVE le financiase parte de su última aventura profesional, la serie ‘Reinas’. Esta producción internacional tuvo un presupuesto de 12 millones de euros, en España pasó a la historia por convertirse en una de las series menos vistas en la historia de la Corporación Pública (con un lamentable 7,4% de share) y a nivel internacional ha pasado inadvertida para el gran público.

Según Moreno, ‘Reinas’ fue “una cosa de TVE y mía”, situación al menos extraña teniendo en cuenta que la productora contratada por la cadena pública fue Indiana Pictures, que no pertenece al entramado empresarial del padre de Rockefeller, quizás porque éste tenía contraída una deuda de 3,4 millones con Hacienda y RTVE no puede contratar a deudores con el fisco. 

En quince meses Moreno no ha vuelto a trabajar con TVE, ni con Atresmedia (donde echan pestes de él por llevarse la comedia vecinal por excelencia), ni en Mediaset, grupo que también le ha quitado sus galas navideñas. Sus últimas apariciones en Telecinco tampoco ayudaron a mejorar su relación con este grupo: Yolanda Ramos le acusó en ‘Hable con ellas’ de deberle 25.000 pesetas y Sandra Barneda afirmó que el productor le amenazó en una pausa con “cortarle el cuello”, algo que Moreno negó. Mediaset incluso llegó a emitir un comunicado: “Lamentamos haber invitado a José Luis Moreno a uno de nuestros programas. La violencia y las amenazas son inadmisibles”.

Quizás por ello sus últimos tres proyectos anunciados hace demasiado tiempo, ‘Los Romanov’, ‘Oxford Street’ y ‘Cervantes’, no vean la luz en Telecinco, donde su productora Alba Adriática no trabaja desde hace más de un año. Es evidente que las puertas de la televisión se han cerrado para el ventrílocuo, que utilizó su experiencia y su gigantesco archivo audiovisual para convertirse en youtuber con el canal YouMore TV, que lleva más de un año sin subir nuevos vídeos.