Foto: Daniel Acker/Bloomberg

Está claro que Apple es una de las empresas más grandes a nivel mundial. Se ha hecho con gran parte del sector tecnológico, posicionándose el primero en el ranking de empresas de este nicho. Pero, parece que todo esto le sabía a poco, porque ahora quiere demostrar que también puede ser uno de las mejores empresas que apuestan por la energía renovable para salvar al planeta.

Apple ha ampliado sus esfuerzos ambientales anunciando que tendrá un fondo de 300 millones de dólares para promover la energía limpia en su país de origen, China.

El fabricante de iPhone dijo que se está creando este fondo para impulsar el uso de energía renovable en su propia cadena de suministro, que se distribuye entre las diferentes regiones de China. Pero no será solo la compañía la que apueste por esto, 10 de sus principales proveedores y socios de fabricación (como Corning, Pegatron, Wiston y Luxshare Precision), contribuirán al fondo durante los próximos cuatros años, así lo dijo la compañía en un comunicado.

El fondo será administrado por DWS Group, el brazo de gestión de activos que pertenece a Deutsche Bank. Es más, DWS también invertirá en el mismo fondo, lo que da a entender que es un proyecto más grande e importante de lo que se creía en un principio.

El dinero que se logre juntar se destinará a desarrollar proyectos que totalicen un gigavatio de energía renovable en China, según comenta Apple. Hay que recordar que, en 2015, Apple se comprometió a usar energía renovable en su cadena de suministro y ha dicho que espera crear 4 gigavatios de energía limpia en todo el mundo para el próximo año 2020. Esto supone un aumento del objetivo en 3 gigavatios.

En estos momentos, Apple usa energía renovable en el 100% de sus instalaciones en todo el mundo. Pero no solo esto, a principios de año, la compañía ayudó a los proveedores de aluminio Alcoa y Rio Tinto Aluminium a poner en marcha el desarrollo de una nueva tecnología que elimina las emisiones de gases de efecto invernadero durante la producción. Este nuevo método espera estar listo para el año 2024.

Mark Gurman para Bloomberg

Comentarios