Edificio de Apple desarrolladora de iPhone

Apple, más en concreto su cotización, ha vuelto a ponerse de moda. La acción ha roto máximos históricos, apoyada por las sólidas cifras presentadas el pasado 1 de mayo y el fuerte respaldo que le ha dado el mayor inversor del mundo. La compañía en la actualidad zigzaguea por encima de los 900.000 millones de dólares. Al ritmo que crece Apple, en un par de años su capitalización podría superar el PIB de España.

Las cifras de Apple han alcanzado una coyuntura impactante. Con la actual cifra de cotización, más de 750.000 millones de euros, superaría a Turquía y se convertiría en el décimo octavo país más grande del mundo. La siguiente en la lista sería Indonesia con 898.000 millones.

Evolución Apple versus evolución España

España está solo cuatro puestos por encima del valor actual de Apple, a cerca de 400.000 millones. Una cifra que podría alcanzar en poco más de dos años, si mantiene el ritmo medio de crecimiento del 19% de los últimos ocho años. Si consideramos el crecimiento estimado por el Banco de España, un 2,4% para 2018, un 2,1% para 2019 y 2% para 2020, en dicho año Apple prácticamente habría igualado a España. Eso sí Apple mantiene el ritmo medio de los últimos ocho años, si tomamos el de 2017 y 2018, de momento evoluciona de tal manera que su crecimiento supera el 30% anual, a mitad de 2020, Apple habría alcanzado a España.

La acción de Apple se apoya en la actualidad en dos pilares. La primera, es una sólida cuenta financiera en base a los tres primeros meses del año. La compañía ha mejorado ingresos, ha mejorado beneficios ha mantenido cuota de mercado y ha dejado la acción disparada. Por otro lado, cuenta con el respaldo de Berkshire Hathaway, comandada por Warren Buffet. La firma de inversión más grande del mundo ha aumentado su participación en Apple un 45% en el primer trimestre de 2018. Con ello, la compañía se convierte en la que mayor peso tiene la cartera del gigante superando a Wells Fargo.

Elon Musk, fundador de Tesla

Tesla: el mayor engaño de la historia

Tesla no es una empresa, sino un ideal. Una religión con una narrativa fuerte, con un mesías ‘marvelizado’, pero con unas cuentas que apenas se sostienen

APPLE PRESENTÓ UNAS CUENTAS SÓLIDAS

Unos días antes de la presentación de resultados, Apple sufrió una pequeña corrección en Bolsa. La causa fue que algunos de los proveedores de la compañía presentaron resultados malos, que rápidamente se achacaron a que tenían que ver con una menor demanda de iPhone, aunque nada más lejos de la realidad. La firma volvió a batir estimaciones y ese mismo día se disparó por encima del 3% en Bolsa.

En las cifras de Apple destacaron dos partidas de manera relevante. En primer lugar, la fortaleza que sigue representado el iPhone como producto en la compañía. Los ingresos por la venta de terminales crecieron un 14%, apoyados en un mantenimiento de cuota de mercado, mayores unidades vendidas y sobre todo, un incremento de precio, el denominado ASP (Avering Selling Price). Con ello, Apple fortifica su posición como una ‘rara avis’ en el mercado, al ser capaz de vender más con un precio más caro –sin ser un producto de lujo, caro, pero no de lujo–. En realidad, es la fórmula empresarial perfecta y una de las razones de porque la acción crece tanto.

Ingresos Apple
Evolución de los ingresos de las partidas de Servicios, iPad y Mac en Apple.

Además, la otra partida que ha llamado la atención de sobremanera son los ingresos de la denominada: ‘servicios’. En principio, dicha partida era algo residual, pero en los últimos diez años se ha multiplicado casi por 10. La clave de dicha cifra es que es con ella es capaz de sostener la caída de los ingresos del iPad, en claro declive, y el aplanamiento de los mismos en el caso de los portátiles Mac.

APPLE ES MUCHO MÁS QUE UNA TECNOLÓGICA

Uno de los grandes ‘problemas’ a los que Apple se ha enfrentado en estos años es que se la ha comparado con los gigantes tecnológicos como Facebook, Amazon o la china Tencent. Incluso grandes inversores, el caso de Buffet es el más evidente, han metido en el mismo saco a dichas empresas sin tener del todo claro que son diferentes. Apple es mucho más que una empresa tecnológica, realmente es inclasificable. Apple es Apple, nada más.

Es obvio que existe un deseo por parte de la gente de pertenecer a la comunidad Apple

A diferencia de otros gigantes tecnológicos, Apple ha sabido crecer como compañía y marca. El valor de marca es lo que hace la diferencia. Es obvio que existe un deseo por parte de la gente de pertenecer a la comunidad Apple, y ese deseo es diferente al de Amazon o Facebook. El valor de marca le permite beneficiarse de un amplio número de ventajas competitivas que son claves en para ella: lo primero es el deseo de la gente a pertenecer a su comunidad. Eso, la permite subir precios sin que las ventas se vean perjudicadas, el ASP del iPhone creció un 11% y sus ventas –en unidades vendidas– lo hicieron igualmente un 3%. Sus modelos no mueren, Apple es capaz de generar un importante mercado secundario con modelos ‘no nuevos’ y seguir generando negocio con ello. Por último, todo ello genera una recurrencia en la compra muy alta.

En definitiva, Apple ha generado de una manera muy eficaz un sentimiento de marca muy extendido. Con ello ha conseguido mejorar año a año sus cifras, manteniendo unos ratios considerables superiores al 25% en margen operativo o retorno sobre el capital. Además, tiene una fuerte resistencia en momento de crisis, de hecho Apple aguantó el tipo en los peores momentos mejor que sus rivales. Todo ello, la convierte en mucho más que una tecnológica y la da un plus por encima del resto. Por ello, pese a que es la mayor empresa del mundo todavía tiene margen para seguir creciendo.