Ametic
El presidente de Ametic, Pedro Mier

En los matices está el diablo. La patronal de empresas tecnológicas, Ametic, se ha quejado amargamente esta semana sobre la poca importancia que ha otorgado el Gobierno de Pedro Sánchez a la industria tecnológica española. Sobre todo en lo que respecta a inversión en innovación. Pero su airada crítica también cuenta con un reproche a la tasa digital. Y es que por delante de todo están los asociados.

Google y Facebook son parte de Ametic, y también serán de los más castigados por la tasa digital que gravará ciertos servicios digitales. De hecho, la patronal ha convocado a la prensa de cara a la semana que viene para explicar la situación. A fin de cuentas es su labor. Insiste en que las pequeñas pymes digitales serán castigadas, también, por este impuesto.

No obstante, fuentes del sector no están del todo de acuerdo con este planteamiento y estiman que el efecto de cobrar esta la tasa a grandes multinacionales repercutiría de modo favorable, precisamente, a las empresas de menor tamaño.

La patronal no entiende que ante un aumento del gasto, el de innovación se mantenga similar a partidas anteriores

Pero entre la maraña de quejas sobre la tasa digital, Ametic ha aprovechado para exponer su sorpresa con los Presupuestos Generales del Gobierno. No entienden que, ante un planteamiento expansivo del gasto, del 5,1%; en el ámbito del I+D+i solo se llegue al 5,6%.

LOS NÚMEROS DE LA DISCORDIA

Según refleja Ametic, del análisis realizado por la asociación, enfocado en las partidas que más directamente afectan a la transformación digital y el sector TIC: la I+D+i en su conjunto, las políticas específicas de impulso digital (agenda digital y sociedad de la información) e industria, se desprende que, aunque las cifras de I+D+i se han anunciado con optimismo, quedan muy por debajo del esfuerzo necesario para aproximar a España a la media europea.

En concreto, según el Libro Amarillo del proyecto de PGE para 2019, se aprecia un incremento de 357 millones de euros de las partidas destinadas a actuaciones de I+D+i civil, hasta los 6.729 millones. Esta cifra supone un aumento del 5,6% respecto al año anterior, estando por encima del crecimiento del PIB español en 2018, situado en torno al 2,6%. Respecto a la Política de Gasto dedicada a I+D+i en su conjunto, la cifra asciende a 7.425 millones de euros, un 5,14% más que el pasado año.

En el contexto actual de presupuestos expansivos que incrementan el gasto total un 5,1% con respecto a 2018, la apuesta por la I+D+i es moderada y se mantiene en la misma línea del incremento global de los PGE.

El gasto en España en I+D+i representa solo un 1,19% del PIB, por lo que se requiere una apuesta más decidida para alcanzar a corto plazo el objetivo del 2% del PIB o el de la media europea, que se sitúa en el 2,03%. En este sentido, la inversión en I+D+i necesita de un impulso adicional dada su relevancia estratégica para el desarrollo de la economía en su conjunto y para alcanzar los niveles de digitalización de la media europea.

Aunque la partida de créditos no financieros (subvenciones) recibe un mayor impulso que la dedicada a créditos financieros (préstamos), se continúa otorgando mayor protagonismo a las fórmulas de préstamos para la realización de I+D+i (3.884 millones de € frente a 2.845 millones de €), lo que dificulta el diseño de unos instrumentos adecuados de apoyo a la I+D+i empresarial.

¿SE APOYA EL IMPULSO DIGITAL?

El órdago de la patronal tecnológica llega al asegurar que a la vista del proyecto de PGE para 2019, se aprecia una escasa relevancia para el Gobierno del ámbito digital, lo que se traduce en una cuantía económica insuficiente de las partidas dedicadas al impulso digital.

En ese sentido, el presupuesto destinado a promover la modernización digital de España es prácticamente el mismo que años atrás, aseveran desde Ametic, evidenciando una falta de dinamismo o escasez de programas innovadores de impulso, que tengan un impacto real en la economía y la sociedad.

Desde la Secretaría de Estado para el Avance Digital no se quieren pronunciar al respecto. Su responsable, Francisco Polo, prefiere no entrar en una confrontación directa con la patronal de las empresas tecnológicas. Primero porque al final se trata del interlocutor directo con el Ministerio de Economía; y segundo, porque al final la reclamación de Ametic es legítima, pero siempre querrá más, para algo pagan la cuota sus socios, para que alce la voz por ellos.

No obstante, según algunas compañías del sector digital consultadas por MERCA2, estiman que el presupuesto está bien. De hecho, asumen que lo importante es facilitar las cosas -sobre todo en el ámbito fiscal-, no ofrecer subvenciones. Pese a todo, la próxima semana habrá nuevos mensajes para el Gobierno, o quien los quiera recoger.