Madrileña red de Gas

La amenaza de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de recortar la retribución de las actividades reguladas ha generado temor en diferentes compañías. La última ‘afectada’ ha sido Madrileña Red de Gas, que ante esta situación de incertidumbre se ha visto forzada a dejar “en suspenso” todas sus futuras inversiones.

Así, la compañía mantendrá activas las inversiones ya comprometidas y las destinadas a todo lo relativo al mantenimiento y seguridad de las redes, pero paraliza cualquiera nueva.

De esta manera, la empresa presidida por Pedro Mielgo sigue los pasos de Naturgy, que también decidió paralizar temporalmente las inversiones de su filial de distribuición de gas Nedgia hasta analizar el efecto de las circulares presentadas por el regulador.

Según adelanta este jueves el diario ‘El Mundo’, Gas de Extremadura también ha optado por paralizar temporalmente sus inversiones a la espera que de que concluya el proceso de revisión regulatoria.

Madrileña Red de Gas es la tercera mayor compañía de distribución de gas en España por número de puntos de suministro, con una cuota en torno al 11%, tan sólo por detrás de Nedgia (Naturgy), que cuenta con una cuota cercana al 70%, y Nortegas (12%). La compañía cuenta con más de 890.000 puntos de suministro.

PROPUESTA DE RECORTE A LA RETRIBUCIÓN

El pasado 5 de julio la CNMC dio a conocer su propuesta de circulares, en periodo de información pública hasta el próximo 9 de agosto, en las que plantea un recorte en el siguiente periodo regulatorio del 7% a la actividad de distribución de electricidad, del 8,2% a la de transporte de electricidad, del 17,8% a la distribución de gas, y del 21,8% a la de transporte de gas y regasificación.

Desde entonces, las grandes compañías eléctricas y gasistas españolas han sufrido el castigo en Bolsa, con Enagás y Naturgy como valores más castigados, ya que el mayor recorte planteado por el regulador afecta a las actividades en el sector del gas.

De hecho, la Asociación Española del Gas (Sedigas) se reunió este martes con el Ministerio para la Transición Ecológica para trasladarle su “preocupación” por la propuesta de la CNMC.

La patronal trasladó al Ejecutivo que esta medida transmite un mensaje de inseguridad a los inversores y a otras actividades dependientes del sector y afectará al tejido empresarial español, con una consecuente pérdida de empleo.

Asimismo, propuso solicitar una ampliación del plazo de alegaciones, más allá de la fecha prevista del 9 de agosto, ya que para el sector del gas el nuevo periodo regulatorio se inicia en enero 2021.