Allianz
Foto: Krisztian Bocsi/Bloomberg

Ya son más de siete meses los que llevan negociando Allianz y Santander con el fin de llevar a buen puerto el punto y final a la relación que tenía la aseguradora con el Banco Popular. Las posturas están bastantes enconadas, ya que la entidad presidida por Ana Botín (que al principio sostuvo que no tenía que pagar nada) finalmente ha puesto sobre la mesa 500 millones de euros. Allianz, por su parte, reclama tres veces más: 1.500 millones.

“Lo más seguro es que se acabe llegando a una solución intermedia más cercana a los 800 millones que a los 1.000 millones”, señala una fuente del sector. ¿Cuándo? “Más pronto que tarde”, señala dicha fuente.

El motivo no es otro que el interés que ha demostrado Allianz por estar con el otro grande de la banca española. Y es que, a rey muerto, rey puesto. Ese podría ser el lema de la aseguradora. Porque BBVA tiene abierto un proceso para buscar una alianza en bancaseguros tanto para el mercado español como en otros países donde está presente la entidad presidida por Carlos Torres. Una operación que está valorada en 2.000 millones de euros.

Los expertos apuntan a una cantidad intermedia entre las cantidades que piden Allianz y Santander

“A Allianz le interesa tener cerrado cuanto antes el conflicto con Santander y trabajar con BBVA aunque haya dicho que no descarta llevar el caso a un tribunal de arbitraje”, indican desde el sector. Algo que, de suceder, enquistaría y alargaría el conflicto sobremanera. El hecho de que ambas partes estén buscando una firma ajena a ambos grupos que haga una valoración económica de la ruptura, según recoge Expansión, y que es algo que estaba recogido en la firma de la alianza, no hace sino aventurar un acuerdo.

¿Hasta dónde podría llegar Allianz? Si se acoge a un estudio de UBS, el mismo cuantifica en algo más de 800 millones el 40% del acuerdo Allianz-Popular. Por tanto, el 100% podría acercarse a los 2.000 millones.

ALLIANZ Y MAPFRE, SÓLO PUEDE QUEDAR UNO

En ese camino a la firma con BBVA, Allianz se va a topar con Mapfre. La entidad presidida por Antonio Huertas no deja pasar ninguna oportunidad para crecer de forma inorgánica. Tras el acuerdo con Bankia firmado a finales del pasado año, por el que se convertía en el proveedor exclusivo de seguros de vida y no vida, vino la adquisición del 51% de Aseval y Laietana Vida, y el 100% de Laietana Seguros Generales por 151,7 millones de euros.

Ya este año, Mapfre firmó un acuerdo de bancaseguros con Santander, tanto en el segmento de coches como de pymes. De esa manera abría una ‘ventana’ de 4.400 oficinas para vender sus productos en estos segmentos. El triplete sería BBVA, la única opción real que le queda en la banca, ya que fuera de sus redes están CaixaBank (VidaCaixa y SegurCaixa Adeslas) y Sabadell (Bansabadell Seguros Generales y Bansabadell Vida).

Mutua

¿Quién se esconde tras el ‘sorpasso’ de Mutua Madrileña a Mapfre?

Mutua Madrileña ha conseguido por vez primera en su historia ocupar lo más alto del cajón en seguros generales. Un logro que no hubiera sido posible si no hubiese tenido a su lado el perfecto compañero de viaje.

Allianz es la mayor aseguradora europea por capitalización (74.500 millones de euros) y también ha salido de compras. Así, en el verano pasado adquirió Multiasistencia por una cantidad cercana a los 300 millones de euros.

Su volumen de primas, de 3.604 millones de euros durante 2018, la sitúa en la cuarta posición en España (adelanta un puesto, en concreto, a Zurich), y se posiciona por detrás de VidaCaixa (8.217 millones), Mapfre (7.291 millones) y Mutua Madrileña (5.270 millones). El crecimiento durante 2018 fue del 2,55% y su cuota de mercado del 5,61% según datos recogidos por Icea (investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones).

Santander, tras la adquisición de Popular, se vio entre dos aguas, ya que, por una parte, contaba con su acuerdo con Aegon y, por otra parte, Allianz, que distribuía sus pólizas en Popular. A Aegon también le interesa que se firme cuanto antes el acuerdo ya que sería la heredera natural del negocio de Allianz. La firma holandesa ha puesto sobre la mesa una cantidad que supera los 200 millones de euros, más variables, para sustituir a Allianz.