José María Úbeda A&G Banca Privada

A&G Banca Privada ha creado recientemente una nueva área de Desarrollo de Negocio Institucional. MERCA2 ha entrevistado a José María Úbeda, asesor financiero de dilatada experiencia encargado de liderar este departamento.

– ¿Cómo afronta su nueva etapa laboral en el área de Desarrollo de Negocio Institucional de A&G Banca Privada?

Es una gran oportunidad y reto el impulsar y coordinar un segmento de clientes con un gran potencial desde una entidad como A&G. Adicionalmente al conocimiento que tenía del mercado institucional, tenemos una red de banqueros en casi toda España que nos da una llegada más que adecuada. Esto, unido a una gama de productos y servicios diferencial, hace que los cimientos para afrontar esta nueva etapa sean sólidos.

– ¿Cuáles son los objetivos principales de esta área?

El objetivo es asesorar y distribuir a aseguradoras, mutualidades, fondos de pensiones, grandes corporaciones y otras entidades de inversión y bancas privadas los productos y servicios propios de A&G y de nuestro socio EFG, así como de aquellas gestoras de gestión alternativa con las que mantenemos acuerdos de colaboración.

Banco Santander

Santander explora el envío de dinero a través de WhatsApp

Banco Santander ha lanzado en México Santander Tap, un programa piloto que permite a sus clientes el envío de dinero, entre 10 y 4.000...

– ¿Hay un repunte de la inversión institucional?

No es que exista un repunte de la inversión institucional como tal, ya que siempre han estado muy presentes en el mercado. La necesidad viene de que históricamente han estado centrados en el mercado de renta fija y los tipos de interés están en mínimos desde hace tiempo. Esto provoca que tengan que centrar su atención en otro tipo de activos alternativos de menor liquidez, como es el caso del capital riesgo, deuda privada o infraestructuras.

– ¿De quién hablamos cuando se menciona inversión institucional?

Por inversión institucional entendemos todas aquellas entidades reguladas ya sea por CNMV, DGSFP o Banco de España, grandes corporaciones y todas aquellas entidades que por su tamaño o complejidad requieran de una gestión más especializada.

– ¿Cuáles son los más activos y por ende más atractivos para A&G Banca Privada?

La buena evolución que ha experimentado y sigue experimentando el sector asegurador en los últimos años ha producido que los activos bajo gestión de estas entidades hayan crecido a la par que sus primas. Adicionalmente, como estamos viendo por las operaciones corporativas en el sector de banca privada, es un área dónde hay grandes expectativas y vamos a impulsar la introducción de productos propios a través de este importante canal.

– ¿Qué ventajas les aporta trabajar con A&G Banca Privada?

Estamos en toda la cadena de valor para el inversor institucional: selección de fondos tradicionales, gestión alternativa, mesa de renta fija, M&A e inmobiliario. Esto hace que nuestros clientes nos vean, además de como sus proveedores de productos financieros, como sus acompañantes y socios en otros ámbitos donde históricamente también tienen centradas sus inversiones como es el caso del inmobiliario. La clara vocación de banca independiente que tenemos y nuestro espíritu inconformista nos hace estar siempre activos en la búsqueda de nuevas oportunidades de inversión que acompañen a nuestros clientes en el largo plazo. A&G siempre ha demostrado tener la capacidad de poder ofrecer un abanico de productos claramente diferenciales llegando a acuerdos con gestoras de primera línea como Blackstone, Carlisle, etc., y un equipo de selección de fondos tradicionales de entre los mejores de este país.

Hay un claro apetito hacia los productos de gestión alternativa o ilíquidos como el private equity o infraestructuras

– ¿Qué tipo de inversiones buscan estos agentes?

Ciertamente hay un claro apetito hacia los productos de gestión alternativa o ilíquidos como el private equity o infraestructuras debido al largo periodo que llevamos con los tipos de interés en mínimos. Se ha producido una clara convergencia ente los productos que históricamente compraba un cliente de banca privada y los que compraba una institución.

La gran diferencia reside en el enfoque con que los analiza cada uno de ellos. El cliente privado tiene un enfoque de rentabilidad/riesgo/fiscal y liquidez, mientras que un institucional adicionalmente tiene que ver el impacto que tiene en la solvencia de su entidad, es decir, el capital que le consume o cómo afecta contablemente a su balance y cuenta de resultados (la aplicación de las nuevas IFRS9 y IFRS17 está en los pensamientos de todas las entidades aseguradoras en la actualidad).

– ¿Cuáles son las tendencias actuales en este ámbito?

Adicionalmente a lo comentado anteriormente, hay una clara sensibilidad hacia las inversiones que cumplen con los criterios ASG, es decir, inversiones con una aproximación que integra criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo en el proceso de selección y análisis de valores.

– ¿Dónde están las oportunidades para este tipo de inversor?

Después de un año complicado como el 2018, el primer trimestre del año ha comenzado con unas valoraciones tanto en renta variable como en renta fija atractivas. No obstante, los mercados han alcanzado prácticamente los máximos a los que llegamos el pasado septiembre, por lo que ya sería recomendable comenzar a reducir riesgo. Seguimos recomendando aumentar las posiciones en ilíquidos para mejorar los perfiles de rentabilidad esperada de las carteras, pero siendo muy selectivos en la calidad de las gestoras, modulando el peso de estás en las carteras (15%-20%) y evitando posiciones muy apalancadas.