móviles
Flickr - Aaron Yoo

Los móviles de gama alta se han puesto de moda. Como si la sociedad se hubiera vuelto rica de repente, los usuarios apuestan por terminales con altas prestaciones y, a su vez, un alto coste. Aunque la explicación es más sencilla. Los mercados están saturados, la tasa de renovación de dispositivos es menor, y eso provoca que los consumidores sean más selectivos en la compra.

Según datos de la consultora IDC que recoge Bloomberg, en los primeros tres meses del año hubo una caída del 2,9% en los envíos de smartphones. Es decir, la cantidad de teléfonos que se pusieron en circulación. Sobre esta base, la agencia ha realizado un informe Bloomberg Intelligence (BI) en el que constata que a nivel mundial existe cierta saturación en el mercado una vez que los países emergentes se han posicionado como compradores.

Las dos principales conclusiones de BI son que China está lastrando la distribución de móviles y, la más destacada, que los dispositivos de más de 1.000 dólares empiezan a ser una tendencia de compra en todo el mundo. Así, según diversos fabricantes que operan en España, han asegurado a MERCA2 que sí es cierto que perciben cierto cambio.

Lenovo

Lenovo gasta una millonada en publicidad, pero HP le pone en evidencia

Los estudiosos de la publicidad no siempre están de acuerdo con sus propias teorías sobre los impactos publicitarios y de marketing. Y un buen...

No pueden explicar las causas de una manera exacta, pero sí confirman que tanto los modelos caros de las gamas medias, como las propias gamas altas están teniendo grandes niveles de venta en los últimos meses. Y, lógicamente, esperan que esta tendencia no disminuya.

¿PRECIO O CALIDAD?

Según los datos de IDC, en Estados Unidos, Europa y Japón ha crecido el número de envíos durante el primer trimestre del año. Mientras, en China y otras regiones en desarrollo hubo un descenso del 4,8% respecto al mismo periodo del año anterior. ¿La causa? La saturación del mercado. Pero solo de móviles baratos.

En los ejemplos concretos, Samsung ha sido de los fabricantes que ha tenido un impacto más positivo, sobre todo con sus mejores terminales en estos momentos, el Galaxy S9 y el S9-Plus. Mientras, Apple tuvo un buen desempeño gracias a las ventas de iPhone X, 8 y 8-Plus, y su participación global aumentó.

En cuanto a las compañías chinas, Huawei se afianza en su cuota de mercado y, lo más importante, según destaca Bloomberg, su reconocimiento de marca a nivel mundial cada vez es mucho mayor. Del mismo modo, los otros dos fabricantes chinos que más venden a nivel mundial, Xiaomi y Oppo, son los que precisamente dan sentido al fin de las carracas.

CHINA LO EXPLICA TODO

No, los móviles de Xiaomi y Oppo no son carracas. Ni mucho menos. Son terminales con grandes prestaciones que, no obstante, se han caracterizado por sus bajos precios para obtener una mayor penetración en los mercados a los que han ido saliendo.

Toshiba

Toshiba encuentra el camino comercial lejos del “hierro”

En el negocio tecnológico hay dos maneras de hacer dinero, al menos así era antiguamente. Por un lado estaba lo material, la parte que...

Que estas dos marcas hayan alcanzados los primeros puestos en los ranking de cuotas de mercado es porque China representaba un gran mercado para ellos. Aunque eso se ha acabado. Según Bloomberg, el mercado chino ha alcanzado ya su punto de madurez, por lo que los usuarios empiezan a adquirir productos de una gama más premium. Y esto mismo es lo que ha ocurrido en regiones muchos más maduras, como es el caso de España.

La tasa de reposición ha disminuido, esto provoca que la gente no compre tantos móviles y, a su vez, cuando lo hace el criterio del precio no sea lo prioritario. Una situación, según Bloomberg, que encaja con el parón en el crecimiento que ha tenido Xiaomi, que desde hace meses vendía sin parar, pero ahora no lo hace de manera tan importante.

En este contexto, los fabricantes han conseguido mantener ventas y hacerlo con precios más altos. La combinación perfecta. Lógicamente no todos son móviles de 1.000 euros. Mucha gente espera un año para comprar las novedades de la temporada anterior, pero siempre con facturas más altas. Y ahora, en los próximos años, nos enfrentamos a la llegada del 5G, que también animará la venta de terminales. Supondrá un nuevo punto de inflexión para ver si se mantiene la senda de los dispositivos caros, o como ya pasó con la llegada del 4G, primero se pondrán en el mercado móviles baratos para acceder a esta tecnología, y luego se empiezan a comprar más caros.