Adidas

La venta de material deportivo aumentó más de un 6% en 2016. Hacer deporte está de moda. Sin embargo, Adidas no termina de subirse al carro. Sus ventas en Europa se han moderado de forma que la empresa tiene que facturar más de un 20% en el cuarto trimestre si quiere cumplir su con pronóstico anual. La ralentización de Europa se compensa con las ventas en Estados Unidos y China, donde crecen a un ritmo superior al 25%.

Adidas no se ha recuperado por completo de la crisis financiera. El margen operativo de la firma está por debajo del de su principal competidor: Nike. Este comportamiento tiene su origen en la desaceleración de las ventas en Europa. Según analistas de Bloomberg, para paliar este déficit de ventas la empresa tendrán que crecer por encima del 20% en el cuarto trimestre. Sólo así la marca conseguirá cumplir su pronóstico para el conjunto del año.

Las ventas de Adidas aumentaron un 16% hasta septiembre

De momento, el ritmo de crecimiento está muy por debajo de ese 20%. En los primeros nueve mese del año, la marca alemana facturó 16.162 millones de euros, un 16% más que en año anterior. También aumentó el beneficio, pero menos. Lo hizo un 11% hasta los 1.139 millones de euros.

Ese comportamiento al alza tiene su origen en la aceleración de las ventas en Estados Unidos y China, que siguen ritmos superiores al 25%. Sin embargo, la facturación en estos últimos mercados también se ha ralentizado. En el primer trimestre las ventas aumentaron un 36% y un 39% respectivamente. Mucho más  que el 27% y el 26% registrado hasta septiembre.

La expansión en China y Estados Unidos permitió a Adidas un aumento del 9% en la venta de ropa y calzado en 2016. Aun así, el margen de beneficio en Estados Unidos se le resiste. Y es que apenas superó el 38%.

Adidas y su relación con los campeonatos

La caída del margen de beneficio de Adidas y la venta de productos tiene una estrecha relación con la ausencia de competiciones deportivas a nivel mundial. Y es que en los años en que se celebró alguna Copa del Mundo, las ventas de la empresa crecieron a doble dígito.

Ante una situación así, la única forma que tiene la empresa de paliar la desaceleración –según Bloomberg- es cambiar el modelo y vender calzados más caros. Para estos analistas, es la única forma de compensar el margen bruto y la pérdida de ventas.

Un cambio de rumbo para Reebok

Tanto Adidas como Reebok no levantan cabeza. La diferencia entre ambas es considerable. Y es que el 85% de las ventas del grupo en 2016 pertenecieron a Adidas. Las de Reebok se han quedado en el 9% del total. Esta última está muy por debajo del promedio del grupo tanto en rentabilidad como en crecimiento de ventas. Y es que su facturación apenas aumentó un 7% en 2016. Todo eso ha llevado a la empresa a plantearse un cambio de rumbo para la marca que compró en 2007.

Decathlon

Foot Locker tiembla con la llegada de Decathlon al centro de Madrid

Decathlon empieza el otoño apretando fuerte. La cadena de productos deportivos está abriendo tiendas en el centro de las grandes ciudades. Ha hecho la...

El crecimiento de margen de ganancias y ventas de Adidas dependen de la facturación en América y China. En Europa Occidental el ritmo de crecimiento de las ventas se ha desacelerado. En los nueve meses de 2017 apenas han aumentado un 10% hasta los 4.600 millones de euros. Visto el avance en los distintos mercados, la empresa mantendrá su enfoque en el mercado estadounidense con el objetivo de mejorar la rentabilidad del grupo. Que la operación salga bien será otro cantar porque aunque el margen bruto en Norteamérica mejoró, sigue estando entre los más bajos de las regiones donde opera.

Comentarios