Acciona

Una piedra en el zapato, un bache en el camino, o el talón de Aquiles. Se llame como se llame, lo cierto es que Acciona ha tenido un gran problema durante los últimos trimestres. Y ese no ha sido otro que la generación de caja. ¿Culpable? “El deterioro en capital circulante en el negocio constructor, que se expandía mucho, y le impedía hacer caja”, señala Aranzazu Bueno, analista de Bankinter.

Así, si echamos la vista atrás a los resultados del primer trimestre de 2018, el ebitda subió un 6% gracias a la división de energía y a la construcción internacional. Sin embargo, la generación de cash flow fue negativa (-25 millones de euros). Las disputas comerciales con el ferrocarril de Sidney (Australia) detrajeron 291 millones de euros. ¿Consecuencia? La deuda se incrementó en 150 millones de euros, hasta alcanzar los 5.374 millones de euros.

Pero en el primer semestre las tornas han cambiado. “Ha habido crecimiento en ebitda [6,7% respecto al mismo periodo del año anterior], sin deterioro adicional en capital circulante, impulsado por la construcción internacional y la energía”, matiza Aranzazu Bueno.

“El deterioro del capital circulante en el segundo trimestre de 2018 ha sido cero”, destacan en Bankinter

Los motores han sido la mayor producción en energía (13%) por nuevos activos así como una primavera con más lluvia y viento. Eso ha compensado el impacto negativo de un menor precio mayorista en España y el desfavorable tipo de cambio internacional. También la construcción internacional y, por último, el crecimiento en fondos bajo gestión de Bestinver (6.348 millones de euros).

“El deterioro del capital circulante en el segundo trimestre de 2018 ha sido cero”, destaca la analista de Bankinter. Fruto de ello, y de la entrada de fondos por desinversiones, la deuda neta se ha reducido en más de 600 millones hasta situarse en 4.612 millones de euros. El cash flow volvió a la senda positiva, generando 137 millones de euros en el primer semestre. “Sidney les ha dado alas ya que en julio recibió 70 millones de euros de sobrecostes y retrasos en ese ferrocarril”, puntualiza Aranzazu Bueno.

LAS DESINVERSIONES DE ACCIONA

Venta de Transmediterránea, aportación de activos a Testa, Ruta 160, plantas termosolares en España… Acciona ha acometido una serie de desinversiones por un valor de 2.300 millones de euros. “Ahora la relación deuda/ebitda está por debajo de cuatro. Si subiera, se verían obligados a vender más activos, pero estimamos que no van vender más”, indica la analista de Bankinter.

El resultado ha sido una simplificación de la estructura corporativa así como el mantenimiento de la deuda. No era tarea fácil, sobre todo por la fuerte inversión acometida en renovables, así como la pobre generación de caja en el negocio constructor.

Banco Sabadell

Banco Sabadell mantiene abierta la herida de TSB

A Banco Sabadell todavía le queda bastante toro que lidiar con TSB. Uno de ellos es el del crimen organizado, que siempre saca tajada de los momentos de crisis.

Mientras que en el primer trimestre el cash flow de inversión fue negativo (-143), en el primer semestre alcanzó los 592 millones de euros. “Ha vendido más de lo que ha invertido. La generación de caja era muy negativa en el primer trimestre, ha mejorado en el segundo, y sería buena en el tercero”, pronostica Aranzazu Bueno.

Con todos estos mimbres, Acciona está en condiciones de caminar por la senda correcta de aquí a fin de año. El crecimiento del ebitda será a un solo digito, el deterioro en capital circulante rondará los 250 millones de euros, y la deuda neta/ebitda se situará en el entorno del 4. “Todo ello, junto con la mejora estacional de fin de año, permitirá cumplir con el objetivo del grupo”, concluye Aranzazu Bueno.