lunes, 23 mayo 2022 23:50

Veritran, la antitarjeta de crédito, se expande en Europa

«Cambiar las cosas para mejorar la vida de la gente». Con esta máxima trabaja Marcelo Fondacaro, CCO de Veritran. Este empresario argentino es un visionario y un adelantado a su tiempo. Esta firma fue fundada hace 16 años, presta servicios tecnológicos a la banca y es líder mundial en el negocio Low Code.

Fondacaro fue uno de los pioneros de la banca móvil, allá por el 2005, cuando apenas los dispositivos tecnológicos tenían internet y los conectados a la red tardaban una eternidad en abrir las páginas. Por este motivo, la firma, pese a estar en el camino correcto de la tecnología, no lograba despuntar. Demasiado avanzada para la era tecnológica de entonces.

Sin embargo, su tecnología para poner fin a las tarjetas bancarias muestra que no estaban equivocados. Quien más o quien menos ha utilizado las compras online o realizado transferencias por Internet. El cometido de Veritran es integrar todas las tarjetas en el teléfono móvil, eso sí poniendo todo el foco en la seguridad para continuar dando su confianza a los usuarios.

Van a pasar al menos dos años antes de ser una compañía abierta

Veritran inició sus operaciones con la idea de desarrollar la banca móvil. Una idea soberbia, pero adelantada a los tiempos, tal y como ha indicado Fondacaro en una entrevista para MERCA2. Y es que, en esta nueva era digital la inmensa mayoría de los clientes se comunica con su banco a través de la conexión online. En estas casi dos décadas, Veritran se ha especializado en agilizar y simplificar el desarrollo de soluciones digitales a través de su Enterprise Low-Code Platform.

EL MERCADO EUROPEO AL ALCANCE AL DUPLICAR INGRESOS CADA DOS AÑOS

En el marco del Mobile World Congress, la líder global del Low-Code ha reforzado su alianza con Mambu, plataforma global de banca en la nube, para desarrollar el negocio en Europa. La compañía de origen argentino trata así de entrar con buen pie en el competitivo mercado europeo. Su valoración actual alcanza los 225 millones de dólares y abrió su primera inversión privada el pasado año para acompañar el crecimiento. «Van a pasar al menos dos años antes de ser una compañía abierta», ha sostenido. Así, aparcan de momento cualquier intención de cotizar en el mercado. Antes de alcanzar esa etapa, Veritran espera cubrir dos rondas más.

Fondacaro y Giannattasio en el stand de Veritran en el MWC22

«La compañía duplica sus ingresos cada dos años», ha afirmado, un crecimiento sorprendente para una empresa dedicada a dar tecnología a la banca. Para ello, Fondacaro ha confiado esta labor a Gabriela Giannattasio, vicepresidenta de EMEA para Europa en Veritran, a quien conoció precisamente en un Mobile World Congress, donde se ha desarrollado esta entrevista.

Como una de las pioneras, la empresa apostó por las soluciones móviles porque «era el futuro» y porque la banca cambiaría lentamente en esta andadura. Y es que, a las grandes entidades financieras le cuesta un mundo adaptarse a los tiempos dado su perfil conservador. A partir de la aceptación de la banca, Veritran se puso manos a la obra para desarrollar su sistema de validación de la tecnología. Su principal objetivo era cómo validar las transacciones financieras a través de un móvil y qué condiciones de negocio tiene que cumplir la tecnología para acompañar a un banco y poder migrar a todos sus clientes de forma masiva a este uso más dinámico.

INCREMENTAR LA SEGURIDAD EN EL MÓVIL, EL OBJETIVO DE VERITRAN DESDE 2012

Para ello se diseñó Low-Code Platform, su solución para poder abrir webs a través del teléfono móvil sorteando los diversos problemas que presentan las restricciones habituales. Así, se avanzó en la seguridad, consumo de datos y la pantalla. Cabe destacar que los móviles de hace casi 20 años apenas tenían pantalla ni tampoco estaban actualizados para soportar gráficos.

Fondacaro deja claro que había que implementar la seguridad online. «No consistía en trasladar la seguridad de la web al móvil. Había que incrementarla», ha sostenido. «Este nuevo canal debía ser más seguro que el anterior y universal, que pudiera funcionar en cualquier parte del mundo, con independencia del sistema operativo o red de operador», ha explicado el CCO de Veritran.

Para ello, Veritran contrató a un equipo de especialistas, entre los que se encontraban matemáticos y programadores. Todo con el fin de construir la idea de negocio y no al revés. «Cuando se antepone la tecnología al negocio entras en el mundo de las restricciones», ha indicado. «Hay un orden natural de las cosas y alterarlo conlleva distorsiones«, ha incidido. De esta forma, el negocio estaría supeditado a las regulaciones de los Gobiernos y Bancos Centrales, y en último lugar se encontraría la tecnología. «Hay que atenerse a las reglas antes de aplicar la tecnología», ha resumido.

VERITRAN, UNA FIRMA ADELANTADA A LOS TIEMPOS

Para el CCO de la firma, la tecnología debe atenerse a las regulaciones, aunque en varios casos ha servido para mejorar las políticas de Gobierno y países. Uno de estos ejemplos ocurrió en Colombia, cuando Veritran junto con BBVA mostraron una mayor seguridad a la hora de realizar transacciones financieras online.

El objetivo de Veritran pasa ahora por eliminar las tarjetas de crédito, realizando todas las transacciones por la vía telemática. Esto no provocaría la desaparición del efectivo, pero sí mermaría su uso rápidamente. Sin embargo, el objetivo podría afectar a la banca comercial en caso de no moverse rápidamente, ya que este segmento del mercado ampliamente establecido en este momento da la oportunidad de entrada a la banca digital.

Este negocio no es nuevo, aunque se ha puesto de moda con el nombre de «tokenización de las tarjetas«. «Existe desde 2012», ha sostenido Fondacaro, evidenciando así los supuestos avances tecnológicos de VISA y Mastercard, los dos monstruos de las tarjetas de crédito y débito. «Si hubiera sido VISA en el 2012 sería el standard mundial hoy«, ha reseñado. Con el fin de la tarjetas también se eliminaría el datáfono.

La banca española, por su parte, ha creado distintas formas de pago virtuales, como Bizum o las wallets, el tarjetero virtual. Pero el secreto reside en que todos los comercios acepten este tipo de pagos.

LA BANCA DEBE APRETAR MÁS EN LA SEGURIDAD ONLINE

Profundizando en la seguridad de la banca online y en el negocio de las transacciones financieras, Fondacaro ha dado un buen repaso sobre cómo han cambiado los tiempos. Desde mostrar el documento de identidad con su correspondiente firma hasta las habituales contraseñas y verificaciones actuales. Aún así, los ‘hackers’ continúan vaciando cuentas corrientes tras conseguir de forma ilícita el usuario y la clave para entrar. Para que esto no ocurra, Veritran ha diseñado un sistema propio que impediría a los ladrones poder apoderarse del dinero incluso cuando obran en su poder todas las llaves.

La banca financiera tan sólo ha reemplazado los métodos de pagos, del efectivo a la tarjetas y ahora con los terminales, pero manteniendo parecidos sistemas de seguridad. Sin embargo, la tecnología de Veritran evita los robos de una forma sencilla. Para ello, la firma crea un túnel virtual que une la cuenta del usuario con la del restaurante para pagar el pedido y por un tiempo muy limitado, un minuto. En caso de que la transacción no se realice entre ambas cuentas, por la acción de un hacker, la transferencia queda invalidada. Este sistema está creado y desarrollándose desde 2009, pero no ha sido hasta hace muy poco tiempo cuando algunos bancos lo están implementando.

Para el CCO, los canales de las actuales transferencias financieras se pueden vulnerar conociendo los códigos de acceso. Éstos los consiguen de varias formas, la más utilizada es la suplantación de identidad, al rellenar los datos de un mail que llega a la bandeja del usuario. El sistema de Veritran consigue anular a este tipo de hacker y a cualquier otro que intente hacerse con el dinero durante la transacción. «Si se cambia la cuenta a la que se transfiere el dinero se anula la operación«, ha sostenido. Pese a los tiempos que corren, miles de usuarios se han visto afectados por esta mala preparación de la banca y de otras plataformas online que operan con criptoactivos.


- Publicidad -