lunes, 17 enero 2022 1:25

Estas son las razones por las que no deberías tomar kéfir

A lo largo de los últimos tiempos el kéfir ha ido cogiendo una popularidad entre los usuarios a modo de bebida, puesto que es a base de leche fermentada. No es nuevo su consumo, pero sí la manera en la que se tiende a probar o a hacer uso de ella sin conocer de qué trata ni de cuáles pueden ser sus beneficios o contraindicaciones.

Como tal, kéfir es un producto lácteo líquido, fermentado y muy aromático, que se obtiene por una doble fermentación: ácido-láctica, por acción bacteriana; y alcohólica, por levaduras. Así, la consistencia y sabor dependen de la fermentación alcohólica, de modo que se puede hablar de un kéfir fuerte, medio y suave. Del mismo modo, también es verdad que algunos kéfires pueden contener graduación alcohólica. Pero no; no son recomendados para todo el mundo. Desde nuestro portal de MERCA2 repasamos por qué no debes tomarlo.

El kéfir, la bebida del momento por su sabor

Kéfir bebida del momento

El kéfir se ha convertido en la bebida del momento. Su consumo se ha disparado gracias a su sabor característico, su forma distintiva y su color. De hecho, los que la toman con cierta frecuencia dicen que se convierte casi en su bebida favorita. A primera sensación, su gusto en el paladar convence a todos, pero más a aquellos que no toman tanta fruta como deberían.

La razón de esto es que puede llegar a resultar más digestiva que diversas frutas del día a día, por lo que su aceptación ha ido ganando enteros, haciendo que cada vez más hogares las mantengan en sus frigoríficos. Sin embargo, en la mayoría de las veces, se suele obviar de qué estamos hablando en productos como el kéfir, y lo no tan bueno que puede traer a nuestro organismo. Sigue leyendo, lo conocemos.


- Publicidad -