martes, 28 septiembre 2021 5:15

Mapfre apuesta por Perú en un momento de incertidumbre para los inversores

Perú es uno de los puntales de Mapfre en lo que la aseguradora denomina «Latinoamérica Sur» y la aseguradora ha anunciado una operación para controlar casi el 100% de su filial peruana en un momento de preocupación empresarial por llegada a la Presidencia del Perú de Pedro Castillo Terrones. En este contexto, las previsiones del Fondo Monetario Internacional apuntan a un crecimiento de la economía peruana del 8,5% en 2021.

MÁS PRESENCIA

Mapfre es titular del 67,4071% de las acciones de Mapfre Perú Vida y a esta participación le va a sumar un 32,17% que adquirirá de forma directa o indirecta a través de sus filiales domiciliadas en Perú. Además, Mapfre tiene la intención de adquirir el resto de acciones correspondientes al 0,4229% del capital social de MPV al resto de accionistas. Con este movimiento muestra su vocación de permanencia.

La aseguradora ha demostrado su confianza en Perú al anunciar que aumentará su presencia en el capital de su filial peruana, que tiene una cuota de mercado del 15% en el país andino.

Este anuncio llega en el marco de una situación de salud complicada en Perú por la pandemia. Sin embargo, en lo económico el país, según las previsiones, recobrará este año el pulso económico de manera vigorosa. En 2020 la economía peruana cayó un 11,5% y este año crecerá un 8,5%, según las previsiones del FMI.

La economía peruana va a mejorar este año y está por ver cómo se plasma en la actividad del seguro, una actividad que cayó el año pasado por la pandemia.

El IMPORTE DE LA OPERACIÓN PODRÍA LLEGAR A 111 MILLONES DE EUROS

AUTORIZACIÓN PENDIENTE

Ahora la empresa española tiene que recibir la autorización pertinente de las autoridades financieras. «Conforme a lo previsto en la regulación peruana, en tanto la adquisición supera el 10 por ciento del capital social de Mapfre Perú Vida, requerirá aprobación previa de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS)”. “El importe de la operación en caso de que se adquieran todas las acciones sería el contravalor en soles peruanos de 130,37 millones de dólares estadounidenses (unos 111 millones de euros) en el momento en el que se ejecute la operación, una vez sea aprobada por la SBS», avanzó en un comunicado.

MEDIDAS A TOMAR

La diversificación geográfica es una de las características de Mapfre, que apuesta fuerte por su filial en Perú en un momento en el que la comunidad empresarial peruana vive con incertidumbre el cambio político porque temen que el nuevo presidente de la república pueda llevar a cabo políticas económicas que perjudiquen a los inversores.

En este marco, el sol peruano ha perdido valor frente al dólar, el mercado bursátil ha caído desde los comicios y a los empresarios les preocupa si pueden producirse expropiaciones.

Este nuevo contexto tiene en jaque a la clase empresarila. Para las compañías es fundamental que haya seguridad jurídica y las empresas locales y extranjeras, estarán muy atentadas a las decisiones que se puedan tomar por parte del presidente electo de la República, Pedro Castillo.

SIN CHAVISMO

Frente a las especulaciones sobre sus intenciones, Castillo señaló en junio que “no somos chavistas, no somos comunistas, no le vamos a quitar sus propiedades a nadie”. Asimismo, con la clara intención de calmar a los inversores extranjeros y a los empresarios locales, Castillo nombró a Pedro Francke como su principal asesor económico. Se trata de un hombre que goza de respeto en el ambiente empresarial y académico.En segundo término, pidió al presidente del directorio del Banco Central, Julio Velaverde, que como en los últimos 15 años, siga a la cabeza de la institución para garantizar su independencia.

LOS RESULTADOS

Volviendo a lo que tiene que ver estrictamente con la actividad, está por ver qué resultado obtendrá «Latinoamérica Sur» en el primer semestre y cómo terminará Mapfre Perú el año.

En este sentido, Mapfre avanzó que las primas llegaron en junio a 756 millones en Latinoamérica Sur, lo que supone un 4% más que en los seis primeros meses del año pasado.

En el primer trimestre del año Mapfre vio como el beneficio que supone América Latina en el epígrafe “seguros” se redujo considerablemente en relación a marzo de 2020.

Las ganancias cosechadas en “Latinoamérica Sur” (17,6 millones de euros, un 34,6% más) no fueron suficientes para contrarrestar la gran caída de las ganancias en Brasil (14,3 millones de beneficio, un 50,3% menos) y “Latinoamérica Norte” (56,3% menos hasta 10,1 millones).

En total, Latinoamérica aportó en la parte de seguros 42 millones de euros de beneficio hasta marzo frente a los 65 millones del primer trimestre del año pasado. Sin embargo, las perspectivas son buenas en la región, lo cual, a priori, será beneficioso para la compañía que preside Antonio Huertas.

Además de los siniestros incurridos por la Covid-19, el resultado se vio afectado por la depreciación de las monedas locales en la región.

Está por ver cómo evolucionará el tipo de cambio en relación con el euro, pero lo que sí está claro es que la economía de la región va a tener una mejora considerable en 2021, según los informes de organismos internacionales como el FMI y la OCDE). Este presumible avance pone en buena posición a Mapfre, que a nivel de seguros ganó 181,3 millones hasta marzo (un 8% menos).


- Publicidad -