miércoles, 21 abril 2021 1:16

El PP pide un compromiso con el pago de deuda y censurar a quien pidió condonarla

El PP buscará la próxima semana que el Congreso ratifique el compromiso del país con el pago de toda la deuda pública emitida y que desautorice a los cargos del PSOE y de Podemos, algunos en el Gobierno, que apoyaron un manifiesto que abogaba por la condonación de deuda pública del Banco Central Europeo (BCE).

Así consta en la moción que los ‘populares’ defenderán en el Pleno de la próxima semana, consecuencia de la interpelación dirigida esta semana a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

Todo ello tras la adhesión de varios cargos del PSOE y Unidas Podemos, como la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, o el responsable económico de Podemos y actual secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, al manifiesto impulsado por el economista francés Thomas Piketty ‘Anular la deuda pública mantenida por el BCE para que nuestro destino vuelva a estar en nuestras manos’.

Concretamente, el PP propone “desautorizar la adhesión” a este manifiesto “por parte de cualquier miembro del Gobierno de España” y “ratificar expresamente el compromiso del Reino de España con el pago de la deuda pública que tiene emitida”.

En la exposición de motivos, el PP critica la negativa de Calviño “a posicionarse en contra de lo defendido por la presidenta de su partido y por el secretario de Estado con el que comparte Gobierno” y cree que esta evasiva “no hace sino incrementar las dudas y erosionar aún más la credibilidad y confianza en el país”.

Y es que 2020, explican desde esta formación, cerró con una deuda pública de 1.311 billones de euros, equivalente al 117,1% del PIB, 121.700 millones de euros y 21,6 puntos de PIB más que en diciembre de 2019, el nivel más alto de deuda en más de un siglo.

Este aumento, inciden los ‘populares’, coincide casi exactamente con el volumen de deuda española comprada por el BCE en 2020, 120.000 millones de euros, y esa compra de prácticamente toda la emisión, aseguran, permitió mantener los tipos de interés y la prima de riesgo en los bajos niveles actuales.

Para 2021, el Tesoro estima una emisión neta de otros 100.000 millones que, apostillan, “tendrá que ser comprada mayoritariamente por el BCE”, circunstancia que hace, a juicio de esta formación “no sólo comprensible sino totalmente contraproducente” la adhesión de cargos del PSOE y Unidas Podemos al citado manifiesto.

“¿Cómo podemos depender de las compras masivas de deuda pública por parte del BCE para evitar una crisis financiera y de deuda y, al mismo tiempo, pedir que se anule la deuda pública que el BCE nos está comprando?”, se preguntan los ‘populares’.


- Publicidad -