sábado, 17 abril 2021 4:37

Los pueblos de España ideales para las vacaciones post Covid-19

Se acerca el fin del estado de alarma y ya tendremos movilidad entre provincias y por tanto planificar y visitar cualquier lugar de nuestra geografía. Pero el virus sigue ahí y la “nueva normalidad” se impondrá durante todo el verano. Una solución para pasar unos días de descanso reales y con menos peligro es buscar destinos tranquilos y con poca masificación. Por eso vamos a mostrarte los pueblos de España ideales para esas vacaciones post Covid-19.

Muchas webs de turismo, sobre todo las especializadas en escapadas de fin de semana y turismo rural, han observado que la búsqueda y reserva de destinos más remotos y relacionados con la naturaleza han aumentado muchísimo. No es momento de hacer cola para acceder a una playa o a un museo y sufrir la masificación típica. Es el verano ideal para huir a lugares tranquilos, remotos y encantadores. Te damos unas buenas opciones pero hay cientos.

Ansó, Alquézar y Aínsa, joyas de Huesca

post Covid-19

Huesca es una de las provincias más remotas, bonitas y poco masificadas de España. El lugar perfecto para unas vacaciones diferentes en esta situación post Covid-19. En el pirineo oscense se encuentran tres joyas declaradas de los pueblos más bonitos del mundo.

Ansó es uno de los pueblos más populares de todo el Pirineo. Su historia, nutrida de relevantes episodios, la belleza de su traje típico y la conservación de buena parte de sus tradiciones lo han convertido en un almacén de las esencias pirenaicas.

Cerca, en los profundos barrancos que el río Vero ha excavado en la Sierra de Guara se alza, majestuosa y altiva, la villa de Alquézar, declarada Conjunto Histórico Artístico. La villa se encuentra a los pies del Castillo-Colegiata de Santa María la Mayor. El conjunto es un pequeño reino anaranjado que cautiva y emociona.

Por último Aínsa, capital del antiguo reino del Sobrarbe y de su actual comarca y otra joya del medievo. El alto grado de conservación y la espectacularidad de las construcciones que se crearon entre los siglos XI y XV motivaron que ya en 1965 su casco antiguo fue declarado Conjunto Histórico Artístico. Recorrerlo es viajar a las épocas en que esta villa era la principal protección del histórico reino del Sobrarbe.

 


- Publicidad -